Diez inventos que cambiaron la Historia

Una huella imborrable Imagen meramente ilustrativa. En la vasta y fascinante historia de la humanidad, ciertos inventos han dejado una huell...

Las monedas de la antigua Roma

La riqueza que reside en las monedas

Imagen meramente ilustrativa.

En los recovecos de la historia antigua, donde los imperios se alzaban y caían, las monedas desempeñaban un papel crucial. En el caso de la antigua Roma, su sistema monetario no solo reflejaba la economía, sino también la cultura, la política y la expansión territorial.

Acompáñame en este fascinante viaje a través de las monedas romanas, desde la República hasta el Imperio, y descubramos cómo estas pequeñas piezas de metal forjaron el destino de una civilización.


Los orígenes: del trueque al denario

El trueque y los primeros pasos

En sus albores, como todas las civilizaciones, Roma no requería monedas para el comercio. El trueque, el intercambio directo de bienes y servicios, era la norma. Sin embargo, a medida que Roma crecía y se expandía, surgió la necesidad de un sistema más eficiente. Así nació el aes rude, un lingote irregular de bronce y cobre sin inscripciones.

La pieza más antigua que se conserva de aes rude data de principios del siglo VIII a.C. Su valor se basaba en el peso, oscilando entre ocho y trescientos gramos. Estas monedas primitivas, a menudo adornadas con imágenes de animales u objetos, se produjeron durante siglos.


La litra romana y el contacto con los griegos

La unidad de medida romana era la litra o libra, equivalente a 323 gramos actuales. Curiosamente, incluso el derecho romano más antiguo establecía que las multas debían pagarse en cabezas de ganado.

Sin embargo, cuando Roma comenzó a expandirse y conquistar otros pueblos, especialmente los helenos asentados en la Campaña, adoptó un sistema similar al griego. El denario, una moneda de plata, se convirtió en la columna vertebral del sistema monetario romano.


El denario y sus fracciones

El denario: el pilar de la economía romana

El denario, acuñado en plata, se convirtió en la moneda de referencia. Su valor fluctuaba, pero generalmente equivalía a diez ases. Los ciudadanos romanos lo utilizaban para transacciones cotidianas, desde comprar alimentos hasta pagar impuestos. Su reverso a menudo presentaba imágenes de dioses, héroes o alegorías.


Las fracciones del denario

Junto al denario, existían otras monedas como las siguientes:

- Sestercio: De bronce, valía aproximadamente un cuarto de denario. Era comúnmente utilizado para transacciones comerciales y salarios.

- Dupondio: También de bronce, valía la mitad de un sestercio.

- As: La moneda de cobre más pequeña, equivalente a una libra de bronce. Se usaba para pequeñas compras y pagos diarios.


El Imperio romano y su moneda

Expansión y cambios monetarios

Con la expansión del Imperio, Roma necesitaba importar metales para fabricar instrumentos agrícolas y armas. El cobre y el bronce se convirtieron en monedas de cambio.

Las monedas de cobre se extendieron por todo el Lacio, Etruria y el sur de Italia. Sin embargo, en Sicilia, donde los griegos utilizaban monedas de plata, los romanos debieron realizar complicadas conversiones.


El vellón y la evolución monetaria

Con el tiempo, el denario dejó de ser de plata pura. Durante el reinado de Valeriano, se acuñó en una mezcla de plata, cobre y estaño conocida como vellón. A pesar de los cambios, las monedas romanas seguían siendo símbolos de poder, comercio y cultura.


¿Qué tesoros nos dejan las monedas romanas?

Las monedas romanas no solo eran medios de intercambio, sino también testigos silenciosos de una época gloriosa. Cada denario, sestercio o as lleva consigo historias de comerciantes en los mercados de Roma, soldados en las fronteras del imperio y ciudadanos que sostenían estas pequeñas piezas de metal en sus manos.

A través de las monedas, podemos rastrear la expansión territorial, los cambios políticos y las transformaciones culturales.

La historia de las monedas romanas es un recordatorio de que incluso las cosas más pequeñas pueden tener un impacto duradero.

¿Qué otras monedas romanas conoces que no hayamos mencionado en este artículo? Deja tu respuesta en la caja de comentarios.

1 comentario:

Félix dijo...

Hola, es complicado resumir por su evolución en el tiempo, pero...

El as era la unidad monetaria de bronce, se dividía en uncias, 1/12 parte del As.
Tenías monedas de semis 1/2 as,
Cuadrans 1/3 as, triens 1/4 as, sextans 1/6 as, Uncia 1/12 as, decusis 10 ases, sestercio 2'5 o 4 ases, doble sestercio, follis, numis, maiorina

Plata, los quinarios 5 ases, denario 10 o 16 ases. Oro, los áureos, 25 denarios. Antoninianos, argentos, silicuas. Dracmas, doble dracmas, tetradracmas (IR oriente)