Vacaciones hace dos milenios: los romanos también viajaban

Viajes, baños, balnearios y borrachos Imagen meramente ilustrativa. A veces, uno se imagina a los romanos siempre con sus togas, discutiendo...

Los Ostrogodos: de la oscuridad a la grandeza

La transición del mundo antiguo al medieval

Imagen meramente ilustrativa.

La historia de los ostrogodos es un fascinante relato de migraciones, conquistas y adaptaciones culturales. Este pueblo germánico, menos conocido que sus primos visigodos, jugó un papel crucial en la transición del mundo antiguo al medieval. En este artículo, vamos a explorar a fondo la historia de los ostrogodos, desde sus orígenes hasta su apogeo, bajo el reinado de Teodorico el Grande.


Orígenes y migraciones

Los ostrogodos, también conocidos como greutungos -aunque no está claro del todo que fueran el mismo pueblo- surgieron como una rama de los godos, un grupo germánico que originalmente habitaba en la región del Mar Negro. Su historia temprana está envuelta en leyendas, pero se cree que migraron desde Escandinavia hacia el sur, estableciéndose provisionalmente en las estepas que se encuentran al norte del Mar Negro.

La primera mención histórica que nos ha llegado de los ostrogodos proviene del historiador romano Jordanes, quien escribió en el siglo VI su obra Getica. Jordanes narró la migración de los godos y sus enfrentamientos con otras tribus y con el Imperio Romano. Este pueblo germánico, bajo el liderazgo de reyes como Hermanarico, se convirtieron en una potencia importante en la región, extendiendo su dominio sobre otras tribus y estableciendo un reino que abarcaba vastas áreas de la actual Ucrania y Rusia.

En el siglo IV, los ostrogodos tuvieron que enfrentarse a una gran amenaza, ya que llegaron a la zona los temidos hunos. De hecho, Atila y sus hordas derrotaron a los ostrogodos y los incorporaron finalmente a su imperio. Esta dominación duró hasta la muerte de Atila en 453 y fue entonces cuando los ostrogodos recuperaron su independencia y comenzaron una nueva fase de migraciones.


Teodorico el Grande. Vía: Wikipedia

El reinado de Teodorico el Grande

La figura más destacada en la historia ostrogoda es sin duda Teodorico el Grande. Este monarca nació en 454 y, dando un salto en su vida, pasó su juventud como rehén en la corte del emperador romano de Oriente, donde recibió una educación que le permitió comprender y adaptarse a la cultura romana. Esta experiencia sería crucial en su futuro reinado.

En 488, el emperador romano de Oriente, Zenón, encargó a Teodorico la tarea de reconquistar Italia, que en ese momento estaba bajo el control de Odoacro, un jefe germánico que había derrocado al último emperador romano de Occidente en 476. Teodorico lideró a los ostrogodos en una serie de campañas militares que culminaron en la derrota y muerte de Odoacro en 493. Así, Teodorico estableció el Reino Ostrogodo en Italia y pudo su capital en Rávena.

Teodorico gobernó Italia con gran habilidad, manteniendo un delicado equilibrio entre las tradiciones ostrogodas y las romanas. También fomentó la reconstrucción de muchas ciudades, la reparación de infraestructuras y potenció el desarrollo económico. Su corte en Rávena se convirtió en un centro de cultura y aprendizaje, atrayendo a filósofos, teólogos y artistas.

Bajo Teodorico, los ostrogodos disfrutaron de un periodo de estabilidad y prosperidad. Su política de tolerancia religiosa y cooperación con la nobleza romana hizo que se ganase el respeto tanto de sus súbditos germánicos como de los romanos. Sin embargo, tras su muerte en 526, el reino comenzó a desintegrarse debido a las luchas internas y las presiones externas.


Amalasunta. Vía: Wikipedia

La caída del Reino Ostrogodo

La muerte de Teodorico marcó el inicio de la decadencia del reino ostrogodo. Su sucesor, Atalarico, era un niño de apenas diez años, y su regencia estuvo marcada por intrigas y conflictos. La reina madre, Amalasunta, intentó continuar la política de su esposo, pero tuvo que enfrentarse a la oposición de la nobleza ostrogoda.

En 535, el emperador romano de Oriente, Justiniano I, vio una oportunidad para reconquistar Italia e inició la Guerra Gótica. Su general, Belisario, lideró las fuerzas bizantinas en una campaña que, aunque inicialmente fue exitosa, se prolongó durante casi dos décadas. Los ostrogodos, bajo el mando de reyes como Vitiges y Totila, resistieron ferozmente, pero finalmente fueron derrotados en 553.

La reconquista bizantina destruyó el reino ostrogodo y redujo su población. Muchos ostrogodos fueron asesinados, capturados o dispersados, y los que sobrevivieron se integraron en otras comunidades germánicas o se trasladaron a otras regiones. Con su caída, el legado de los ostrogodos quedó eclipsado por la conocida historia de las migraciones germánicas y la formación de los reinos medievales en Europa.


Legado cultural y religioso

A pesar de su desaparición política, los ostrogodos dejaron un legado duradero en la historia europea. Su reino en Italia sirvió como un puente entre la cultura romana y las nuevas tradiciones germánicas. Teodorico, en particular, es recordado por su intento de crear un estado romano-germánico que combinara lo mejor de ambas civilizaciones.

En el ámbito religioso, los ostrogodos eran cristianos arrianos, una doctrina que difería del catolicismo trinitario dominante en Roma. Esta diferencia religiosa fue una fuente de tensión con la Iglesia Católica, pero también contribuyó a la diversidad religiosa de la época. Sin embargo, la conversión final de los godos al catolicismo facilitó su integración en la Europa medieval cristiana.

Por último, los ostrogodos contribuyeron al desarrollo del derecho germánico. Sus leyes, recopiladas en el "Edicto de Teodorico", reflejaban una combinación de tradiciones legales germánicas y romanas, y tuvieron una enorme influencia en la evolución del derecho europeo del medievo.

No hay comentarios: