Vacaciones hace dos milenios: los romanos también viajaban

Viajes, baños, balnearios y borrachos Imagen meramente ilustrativa. A veces, uno se imagina a los romanos siempre con sus togas, discutiendo...

El dominio de los lombardos

Orígenes y migraciones de los lombardos

Imagen meramente ilustrativa.

Los lombardos, también conocidos como longobardos, tienen sus raíces en la región de Escandinavia. Según el historiador Paulo Diácono, que escribió la Historia Langobardorum en el siglo VIII, los lombardos emigraron desde el norte de Europa hacia el sur, pasando por regiones como la que hoy conocemos como Alemania y por el Danubio. Este proceso de migración fue largo y complicado, marcado por enfrentamientos con otras tribus y, de igual forma, por alianzas estratégicas con otros pueblos.

En el siglo V, los lombardos se establecieron en la región del río Elba, desde donde continuaron su desplazamiento hacia el sur. Su migración fue impulsada tanto por la presión de otras tribus como por la búsqueda de tierras más fértiles y oportunidades de expansión. Durante este período, los lombardos adoptaron elementos de la cultura romana y germánica, lo que les permitió desarrollar una sociedad única y resiliente.

En el año 568, bajo el liderazgo del rey Alboino, los lombardos invadieron Italia, que en ese momento estaba debilitada por las guerras góticas y la inestabilidad política. Este evento marcó el comienzo de una nueva era en la historia italiana, con los lombardos estableciendo su dominio sobre gran parte del territorio.


El reino lombardo en Italia

El establecimiento del reino lombardo en tierras italianas fue un proceso complejo que involucró tanto la conquista militar como la integración de la población local. Alboino, después de cruzar los Alpes, rápidamente aseguró el control sobre importantes ciudades del norte de Italia, incluyendo Milán y Pavía. Esta última ciudad, en particular, se convirtió en la capital del reino lombardo y en un centro político y cultural clave.

El reinado de Alboino fue seguido por una serie de monarcas que consolidaron y expandieron el dominio lombardo. Entre ellos, el rey Agilulfo (590-616) fue notable por los esfuerzos que hizo para fortalecer la administración del reino y fomentar la coexistencia pacífica con la población romana. Agilulfo promovió la conversión al cristianismo, aunque los lombardos inicialmente practicaban el arrianismo, una forma de cristianismo que difería del catolicismo dominante.

El reino lombardo alcanzó su apogeo bajo el rey Liutprando (712-744), quien implementó una serie de reformas legales y administrativas que fortalecieron el estado. Liutprando también expandió el territorio lombardo, asegurando importantes victorias contra los francos y los bizantinos. Bajo su gobierno, el reino lombardo se convirtió en una de las principales potencias de Italia y Europa.


Instituciones y cultura lombarda

La estructura política y social del reino lombardo se caracterizó por ser una fusión de tradiciones germánicas y romanas. Los lombardos adoptaron muchas de las instituciones legales y administrativas romanas, adaptándolas a su propio sistema de gobierno. El Edicto de Rotario, promulgado en el año 643 por el rey homónimo, es un ejemplo destacado de esta síntesis. Dicho código legal recopiló y formalizó las leyes y costumbres lombardas, estableciendo un marco jurídico que perduró durante siglos.

En términos de cultura, los lombardos hicieron importantes contribuciones a la arquitectura, el arte y la literatura. La arquitectura lombarda se distinguió por el uso de arcos de medio punto y bóvedas, así como por la construcción de iglesias y monasterios que combinaron estilos romanos y germánicos. Estas edificaciones no solo sirvieron como lugares de culto, sino también como centros de aprendizaje y preservación del conocimiento.

La literatura lombarda, aunque menos abundante que la de otras culturas contemporáneas, incluía obras importantes como la mencionada Historia Langobardorum de Paulo Diácono. Este texto no solo proporcionó una narrativa detallada de la historia lombarda, sino que también reflejaba la visión del mundo y los valores de esta sociedad.


La caída del reino lombardo

A pesar de sus logros, el reino lombardo tuvo que enfrentarse a numerosos desafíos que, finalmente, llevaron a su caída. La rivalidad interna, las luchas de poder y las invasiones externas debilitaron gradualmente este reino. De hecho, uno de los eventos más significativos fue la invasión del rey franco Carlomagno, en el año 774, el cual fue llamado por el papa Adriano I para ayudar a combatir a los lombardos.

Carlomagno, tras una serie de campañas militares, logró capturar Pavía y declarar el fin del reino lombardo. El último monarca, Desiderio, fue llevado prisionero, y Carlomagno se coronó a sí mismo como rey de los lombardos. Esta conquista marcó el inicio de una nueva era en la historia italiana, con el Imperio Carolingio estableciendo su dominio sobre la península.

Sin embargo, la influencia lombarda no desapareció por completo. Muchos de sus nobles y guerreros se integraron en la sociedad carolingia, y la cultura lombarda continuó influyendo en la región durante siglos. De hecho, la fusión de tradiciones lombardas y francas contribuyó a la formación de la Europa medieval, dejando un legado duradero en la historia.

No hay comentarios: