jueves, 7 de julio de 2016

Las nuevas formas de aprendizaje dentro del patrimonio virtual

Las nuevas tecnología no solo han transformado la forma de entender el patrimonio y los museos sino que han propiciado la aparición de nuevas formas de aprendizaje

El eLearning es una apuesta segura a la hora de compatibilizar trabajo y estudios
Esta podría ser una entrada dedicada a estudiar los diferentes medios multimedia a través de los cuales proteger y difundir el patrimonio y la cultura. Libros electrónicos en formato ePub o AZW, revistas electrónicas y apps tanto en DPS como APK o IPA, páginas web utilizando algún CMS o picando código HTML, etc. O finalmente intentar dictaminar cual es el mejor medio para difundir esto, aunque nosotros hace tiempo decidimos apostar por el Smartphone. Hoy sin embargo vamos a centrarnos en la aparición del patrimonio virtual y las nuevas modalidades de comunicación que se han ido desarrollando en los últimos años.

Las ventajas de utilizar el patrimonio virtual, al que vamos a definir como “aquel que se encuentra de manera intangible y sus fondos son accesibles en formato electrónico”, son evidentes. En primer lugar porque elimina las barreras espaciales y temporales de forma que se puede acceder desde cualquier lugar y momento. En segundo por la  universalidad de acceso que hace que su difusión sea exponencialmente mayor.  En tercer lugar porque los bienes patrimoniales virtuales no sufren la erosión y el desgaste del tiempo. Y finalmente porque permiten acercar al alumno a las fuentes de estudio y que el docente pueda utilizar nuevos recursos para la enseñanza.

Los eReader o libros electrónicos están cada vez más extendidos
Esta última ventaja introduce una nueva forma de relacionar patrimonio y docencia. La evolución desde sus orígenes ha sido así. A mediados de los años ochenta del siglo XX, surge la CBE (Computer Based Education) o Educación basada en computadoras utilizaba ordenadores como apoyo al patrimonio que se presentaba. Se trataba de un ordenador conectado a una pantalla donde únicamente podíamos visualizar información sin participar de ella.

Posteriormente con la aparición de internet surgió el e-Learning, el cual  constituyó un avance en educación al mejorar los tradicionales sistemas de educación a distancia y otorgar a éstos flexibilidad, permanencia y sincronía.  Aquí las páginas web son las autenticas protagonistas gracias a sus actividades online interactivas a partir de los fondos del museo, dirigidas a un público concreto (público diana), principalmente niños y jóvenes, o general.

 
En el mundo ya hay casi tantos smartphones como personas
Más tarde surgió el m-Learning, el cual se basa en el aprovechamiento de las tecnologías móviles como base del proceso de aprendizaje. Estas aportan a la educación no sólo movilidad sino también conectividad, ubicuidad y permanencia, características de los dispositivos móviles necesarias en los sistemas de educación a distancia. Así para Lorenzo García Aretio “la Educación a Distancia se basa en un diálogo didáctico mediado entre equipo docente y estudiante que, ubicado en un espacio diferente al de aquél, aprende de forma flexible, independiente y colaborativa”.

Hoy existen muchas formas de enseñar utilizando las TIC
Hoy día, afirma CC Valero, las tecnologías móviles propician que el usuario-estudiante no precise estar en un lugar predeterminado para aprender y que sean un paso hacia el aprendizaje en cualquier momento y en cualquier lugar, un avance que nos acerca al Ubiquitous Learning (u-Learning).