El origen histórico de seis bebidas que consumimos en la actualidad

Las bebidas más populares del mundo Imagen meramente ilustrativa. Las bebidas que consumimos hoy tienen historias ricas y fascinantes que se...

Mostrando entradas con la etiqueta Estado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estado. Mostrar todas las entradas

Sociedades sin Estado

El concepto tradicional y convencionalmente aceptado de «sociedad» es revisado por distintos trabajos en el área de la antropología social

El Capitolio en Washington DC, fiel representación del modelo de Estado occidental
La organización de la vida social del hombre primitivo ha sido el foco de atención de no pocos estudiosos de áreas afines a la antropología. Durante años el estudio de un presunto «sistema salvaje» pasó desapercibido en el ámbito de la ciencia y la sociedad en general, confiando en que en verdad los salvajes no tenían nada para transmitir en sus métodos a una sociedad refinada y avanzada como lo era la europea.

La cultura escrita: la ley y el poder del Estado

La escritura contribuye a la formación de un Estado gracias a la normalización del conocimiento y a que las personas se ajustan a reglas uniformes


El parlamento inglés frente al rey, sobre el año 1300 (fragmento)
La escritura contribuye a la formación de un Estado gracias a la normalización del conocimiento y a que las personas se ajustan a reglas uniformes. Impone modelos fijos en el lenguaje, en la reglamentación de las mentes a través de la escolarización y en la transmisión de la ideología. Se imparte por tanto una información prescrita que a menudo se hace a través de un aprendizaje mecánico. La escritura es por tanto un poderoso instrumento de gobierno, sobre todo en la Edad Media.

La civilización y el Estado

Un recorrido que va desde la sociedad primitiva igualitaria hasta el Estado

Fenicia, cuna de la civilización
La cultura es, sin duda, la gran línea divisoria de la sociedad primitiva y la civilizada, siendo una producción social para domesticar y gobernar a los miembros integrantes de una comunidad, lo que posibilita su articulación mediante maquinarias complejas de organización social. Mediante ésta, y demás factores, vemos como las civilizaciones llegaron a la construcción del Estado.

Derechos Humanos, ciudadanía y refugiados

Derechos Humanos, ciudadanía y refugiados: los nuestros y los otros

Los refugiados son seres humanos”
El discurso de los Derechos Humanos ha probado ser un discurso ampliamente declinable en acciones y dinámicas de lo más contradictorias. Así, los que en la práctica son violadores de los Derechos Humanos, tal y como están estipulados en la Declaración Universal de 1948, en la teoría o, más bien, en su discurso, se autodefinen como protectores de estos derechos y, probablemente, ellos así lo crean. Este hecho es especialmente claro cuando se trata la cuestión de la inmigración y/o la de los refugiados y es que, ante la llegada del “otro”, aquellos que se anclan teóricamente en el “humanitarismo” (que no humanismo), comienzan a matizar su discurso y, de manera tal vez consciente, tal vez inconsciente, la noción de “humanidad” (de “los otros”).