viernes, 18 de marzo de 2011

Los humanos modernos tardaron en controlar el fuego. Hace 400.000 años y no antes como se pensaba.



Los humanos controlaron el fuego mucho más tarde de lo pensado, según un estudio de la Universidad de Leiden en Países Bajos y la Universidad de Colorado Museum en Boulder (Estados Unidos), que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

   Los científicos, dirigidos por Wil Roebroks y Paola Villa, revisaron amplios registros europeos e informan de una escasez de evidencias que apoyarían el uso habitual de fuego en un periodo anterior a hace 400.000 años.

   Algunos investigadores han especulado que los homínidos de alta movilidad que se trasladaban en función de la búsqueda de alimento comenzaron a cocinar hace 2 millones de años, lo que les proporcionó una dieta más saludable, más posibilidades de interactuar socialmente y, finalmente, cerebros más grandes.

   La mayoría de arqueólogos coinciden en los humanos realizaron un uso innovador del fuego para sobrevivir a los fríos inviernos europeos poco después de emigrar de África.

   El nuevo estudio sin embargo muestra que los humanos no adoptaron el fuego como tecnología hasta mucho más tarde. Según los autores, los yacimientos arqueológicos de hace entre 300.000 y 400.000 años han proporcionado muchos artefactos y huesos con signos claros de haber estado dentro o cerca de hogares. Los artefactos de los yacimientos más antiguos, por otro lado, no revelan evidencias del uso del fuego o indicaciones que pudieran atribuirse a fuegos naturales.

   Los autores apuntan a su gran base de datos de descubrimientos arqueológicos como evidencia de una explicación más simple pero menos arraigada de que los primeros humanos habitaron Europa durante quizás cientos de miles de años antes de incorporar el fuego a su tecnología.

   Los investigadores también concluyen en su trabajo que los neandertales controlaron el fuego y que podrían haberlo utilizado para mejorar sus herramientas de piedra.
Extraído de Europa Press