martes, 17 de abril de 2012

Descubierto un laberinto maya en Méjico.


El hallazgo hace que los expertos se pregunten si la leyenda Maya inspiró la construcción del complejo subterráneo o todo lo contrario. Según el mito maya, las almas de los recién fallecidos debían seguir a un perro con visión nocturna a través de una espantosa y húmeda ruta además de superar insondables retos antes de ser dignos merecedores del eterno descanso en la otra vida. En una de las cavernas descubiertas recientemente, los investigadores hallaron una carretera de cemento de 90 metros de largo que termina en una columna frente a una gran masa de agua.

«Seguimos este patrón de descubrimiento de templos cercanos al agua o sumergidos, como este caso reciente», nos explica Guillermo de Anda, responsable de la investigación en los sitios arqueológicos.

«Estos sitios probablemente formaban parte de un ritual muy elaborado» añade de Anda. «Todo está relacionado con la vida, la muerte y los sacrificios humanos». Desde el sur de México, a través de Guatemala, hasta el norte de Belice, la cultura maya vivió su apogeo desde el año 250 al 900 D.C. aproximadamente, cuando su civilización colapsó misteriosamente sin motivo aparente. (Lea más sobre las tumbas acuáticas de los mayas en la revista National Geographic).

Los arqueólogos que excavaron los templos y pirámides de la aldea de Tahtzibichen, en Mérida, capital del estado de Yucatán, explicaron que el artefacto más antiguo que se encontró fue una vasija de 1900 años de antigüedad. Otros utensilios y esculturas de arcilla datan del 750 al 850 D.C.«Hay piedras, columnas inmensas y esculturas de sacerdotes en las cavernas» comenta de Anda, cuyo equipo ha estado trabajando en la península de Yucatán durante seis meses. «También hay restos humanos y utensilios cerámicos» añade. Los investigadores explican que la antigua leyenda, descrita parcialmente en el libro sagrado Popul Vuh, trata de un tortuoso viaje que tenían que realizar las almas a través de chorros de sangre, murciélagos y arañas para alcanzar Xibalba, el inframundo. Las cavernas son, en realidad, portales naturales a otros mundos biológicos, algo que de por sí podría haber inspirado el nacimiento del mito maya. «Estas cuevas se relacionan con la oscuridad, el miedo y los monstruos», comenta de Anda, añadiendo que esto no contradice la teoría de que el mito sea la inspiración de los templos. William Saturno, experto en cultura maya de la Universidad de Boston, considera que el laberinto de templos sí se construyó en función de la leyenda. «Estoy seguro de que los mitos aparecieron primero y que las cavernas reafirmaron las variadas y arraigadas creencias sobre el tiempo y el espacio de los mayas» asegura.Entradas al inframundo Saturno explica que el hallazgo de templos construidos bajo el agua indica el gran esfuerzo realizado por los mayas para edificar estos portales. Además de adentrarse en la selva para acceder a la boca de las cavernas, los constructores mayas tienen que haber aguantado la respiración y buceado a pulmón para construir algunos de los altares y pirámides. Se han descubierto otras entradas al inframundo maya en junglas y cavernas de tierra firme en el norte de Guatemala y Belice.«Ellos admitían la existencia de una realidad con muchos niveles», comenta Saturno sobre los mayas. «El portal entre vidas y el destino de los muertos era de suma importancia para su cultura.

Extraído de National Geographic