jueves, 31 de mayo de 2012

Alange se entera 20 años después de que sus termas son Patrimonio de la Humanidad.

El alcalde del municipio y el director del balneario aseguran que ningún organismo público les había informado de esta importante distinción.


Una buena y tardía noticia tiene revolucionado al pueblo de Alange. Los vecinos del municipio pacense, y el resto de Extremadura, se han enterado hoy por los medios de comunicación de que sus famosas termas romanas son Patrimonio de la Humanidad. Nada menos que 19 años después son conscientes de que sus baños medicinales están incluidos dentro del conjunto arqueológico de Mérida. La máxima distinción cultural que otorga la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) llegó en 1993, pero ha pasado desapercibida hasta ahora.
"Parece ser que en el 93 declaran patrimonio el conjunto, pero aquella declaración fue un poco ambigua", explica Fernando Fernández Chiralt, director del balneario. El año pasado la Unesco estandarizó todos los archivos de patrimonios mundiales. Para ello envió una ficha a cada ciudad para que revisaran si todos los datos eran correctos y "fue ahí donde se dieron cuenta de que Alange también entraba".
El título respondió en aquel entonces a una solicitud presentada por Mérida que comprendía también el balneario situado a 18 kilómetros de la antigua Emérita Augusta. El director de las termas recuerda el empeño de José María Alvárez Martínez , director del Museo Romano de Mérida, por incluir este monumento en aquel expediente. Sin embargo, ni la Junta de Extremadura ni otros organismos se encargaron después de difundir y promocionar el lugar.
De momento los vecinos desconocen por qué nadie les informó del importante reconocimiento. Lo cierto es que tanto la web de la Unesco como los documentos aprobados hace 19 años incluyen en el listado de monumentos distinguidos a las termas de Alange. Pero ni rastro de este título en las webs públicas de patrimonio de Extremadura. Hasta ahora todo el mundo consideraba este importante vestigio Monumento Nacional. La Junta de Extremadura asegura ahora que el Consorcio Ciudad Monumental de Mérida, organismo encargado de preservar y difundir este patrimonio, y la comunidad científica tenían constancia de este relevante dato. De hecho, "los alumnos del curso de verano de arqueología del Consorcio participan todos los años en una actividad que se realiza dentro de las termas".
La noticia ha causado gran revuelo en el municipio pacense. El alcalde de Alange, Juan Pulido, valora este hecho como una "agradable sorpresa". "Nos hemos enterado por la prensa. Ninguna administración ni organismo oficial nos había informado de ello". El primer edil sostiene que se ha perdido mucho tiempo y dinero en promoción para la localidad. Cree que "en época de bonanza económica se podría haber hecho mucho por la señalización y promoción" del municipio como un destino turístico de primer orden. "Imagina lo que hemos perdido en subvenciones por no haber conocido esa catalogación antes". Consciente de la trascendencia de la noticia, exige saber qué puede suponer esto para su municipio.
"Aquí vinieron a hacer fotos, pero como después no se nos dijo nada, entendimos que Alange había quedado fuera de la declaración", explica Fernando Fernández Chiralt. Actualmente su empresa explota el balneario, con unas 460 plazas hoteleras en un pueblo de unos 2.000 habitantes. Fernando gestiona esta sociedad anónima, de la que es accionista, desde hace 30 años. No solo los clientes tienen acceso al monumento. Quien quiera conocerlo puede hacerlo en una visita guiada en la que se explica su historia a un precio de tres euros.
Fernández Chiralt se pregunta de quién fue el error en 1993. "Alguien tuvo que recibir el documento de la Unesco, aunque entendemos que no ha habido mala fe". Él y el alcalde se han felicitado mutuamente por la buena noticia. Ahora lucharán para conseguir el título autonómico de villa termal para Alange. "No vamos a exigir nada por esto. Pero a partir de ahora queremos una puesta en valor de todo el municipio, con una señalización adecuada en la autovía, con arreglos y el adecentamiento de la playa que hizo en el embalse la Confederación Hidrográfica".
La web del balneario también explica detalladamente los orígenes del balneario. Sus responsables han hecho mucho por la promoción del lugar, quizá por la falta de mayores apoyos públicos. "Nos hemos sentido muy abandonados, he tenido que poner publicidad en Mérida e incluso una pegatina en una entrada de la ciudad indicando dónde está Alange".
En la década de los setenta, y después de unos años en que los balnearios habían caído en el olvido, tomaron el testigo de la establecimiento Luis Miguel Fernández-Chiralt y su mujer, María Dolores Navarro. Las termas extremeñas conocen entonces un importante impulso, se actualizan las instalaciones y las técnicas, se amplían los jardines y se emprende la construcción de dos hoteles, uno en 1989 y otro en 2006. Desde entonces, miles de clientes han pasado por sus instalaciones sin saber que se sumergían en las aguas medicinales de un monumento Patrimonio de la Humanidad que ya disfrutaron los romanos.
En cuanto a la historia de las termas, "no se conoce la fecha exacta de la construcción, pero el hallazgo de un ara votiva del siglo III d.c. indica que ya existía en la época de Trajano y Adriano. De la construcción romana original se conservan dos termas circulares techadas en cúpula. Pero algunos estudios y restos encontrados sugieren que el primitivo balneario fue un importante establecimiento termal en el que las termas frías se completaban con caldarium o piscinas calientes, baños de vapor y jardines", se explica en la web del balneario.
29 enclaves arqueológicos forman parte del conjunto emeritense.
El balneario de Alange forma parte de un conjunto de 29 enclaves, no todos de la misma época ni en el término municipal de Mérida, recibieron el título de Patromino de la Humanidad en 1993 principalmente por unos orígenes que se remontan al año 25 a.C., cuando Augusto, al final de su campaña en Hispania fundó la colonia Emérita Augusta, que más tarde se convertiría en capital de la provincia romana de Lusitania. "Sus vestigios, completos y bien conservados -señala la Unesco- comprenden un gran puente sobre el río Guadiana, un anfiteatro, un teatro, un amplio circo y un extraordinario sistema de abastecimiento de agua", en el que se incluyen las presas de Cornalvo y Proserpina. Sin embargo, el inventario arqueológico no solo incluye restos romanos, sino que también abarca monumentos del periodo visigodo y árabe.
Extraído de HOY