martes, 26 de junio de 2012

Cuando el pasado da la cara.

Dos hallazgos arqueológicos de época romana han salido a la luz en las últimas semanas. Uno, en Camposoto y otro, junto al Puente Zuazo, donde las obras del tranvía han dado con restos de un muro.



El pasado es persistente. Subyace bajo el suelo que pisamos y da la cara con frecuencia. Se dice que en La Isla es casi inevitable abrir una zanja y encontrarse con un trozo de su historia. Sobre todo, en algunas zonas como Camposoto, donde la carta arqueológica de San Fernando advierte de la existencia de numerosos yacimientos. 

El último de ellos dio la cara el pasado mes de abril, si bien la excavación arqueológica no arrancó hasta finales de mayo y no ha sido hasta ahora cuando los trabajos han empezado a dar sus frutos. Se localiza frente a las instalaciones del Parque de Bomberos, en los desarrollos urbanísticos de la UE-45 (entre la carretera de Camposoto y la confluencia de la avenida Constitución). Allí han aparecido restos romanos vinculados a la prolífica actividad industrial que existía en la zona en la antigüedad. 

Ayer lo confirmó la Delegación Provincial de Cultura, que supervisa la excavación que lleva a cabo la empresa Loggia. Hay numerosos restos de cerámica procedentes de un testar (el lugar elegido dentro o cerca de un alfar para verter las piezas rotas o defectuosas) de época romana, que vienen a corroborar las tesis elaboradas a partir de otros hallazgos arqueológicos previos, que insiste en el importante núcleo de actividad económica que se localizaba en esta zona. 

Durante los trabajos, se han encontrado también restos de una plataforma fechada en el siglo I, realizada a partir de pequeños módulos de piedra ostionera y que, según explicó el responsable de la excavación, el arqueólogo Ricardo Belizón, corresponde a otra construcción industrial. 

La conclusión es evidente: al menos, durante cinco siglos existió una ocupación del solar vinculada a la actividad industrial. Además, se han encontrado restos de un muro datado en el siglo II antes de Cristo, en cuyo estudio se trabaja actualmente. 
Lo curioso, sin embargo, es que éste no ha sido el único hallazgo arqueológico que ha salido a la luz en las últimas semanas. En el otro extremo de San Fernando, cerca del Puente Zuazo, las obras del tranvía metropolitano de la Bahía de Cádiz han dado con nuevos restos. Ocupan unos 20 metros lineales cerca del nudo de Venta de Vargas y, según la Junta de Andalucía, se trata de restos de un muro (se aprecian incluso algunos sillares) y de un suelo de época romana. Fuentes de la Delegación Provincial de Cultura afirmaron que dichos restos se encuentran "muy deteriorados". 

Los responsables del control arqueológico de las obras del tranvía se han hecho cargo de la excavación conforme al protocolo habitual en estos casos. Trabajan en la zona desde hace tres semanas y han retirado diverso material para su estudio y catalogación. La Junta, no obstante, asegura que no habrá retrasos en las obras del tranvía. Como ha ocurrido ya con otros hallazgos que han salido a la luz durante cuatro años de tranvía, una vez que se complete los trabajos de excavación, los trabajos seguirán su curso.


Extraído del Diario de Cádiz