martes, 10 de julio de 2012

Hallan restos de un ejército milenario de la época de Julio César bajo un lago.



En un pantano danés de Aarhus se han encontrado los cuerpos de 200 soldados de 2.000 años de antigüedad. Los arqueólogos daneses que han descubierto esta fosa común creen que los hallazgos arrojarán luz sobre las prácticas militares de las tribus germánicas que vivían al borde del Imperio romano. Los expertos empezaron a excavar este lunes y esperan encontrar más restos de estos guerreros milenarios, en este yacimiento que comenzó a explorarse en el 2009. Mads Kahler, de la universidad de Aarhus, ha dicho que solo han tocado una pequeña parte de los restos. “Nunca antes se ha visto algo así en Dinamarca. Pero es sorprendente incluso desde una perspectiva europea”. El lago Mossø, el más grande Jutlandia, se halla enclavado en  el llamado Valle Sagrado, por lo que no ha sorprendido que en este área se practicaran sacrificios rituales.
Hombre de Tollund del siglo IV a.C. encontrado en Jutlandia, cuyo cadáver es similar a los de Alken.
Las marcas transversales en los huesos indican que murieron violentamente, pero nadie está seguro de la identidad de las victimas, ni de sus asesinos.“Esperamos que este sacrificio esté relacionado con la guerra y que probablemente los soldados derrotados eran ejecutados y arrojados al lago” sostiene Kahler.
La fecha en la que vivieron coincide con la época de máxima expansión del Imperio romano en el limes del norte. Este conflicto podría ser consecuencia del apogeo de Roma y sus efectos colaterales en el mundo germánico. “Esto también nos indicará el nivel de organización militar existente en el norte de Europa” continua Kahler.
Descubrimientos similares de guerreros asesinados en las postrimerías de la batalla se han descubierto en áreas celtas de Francia. Las particulares condiciones de conservación del yacimiento danés han ralentizado los efectos de la descomposición y los restos están inusualmente bien conservados.

Los estudios preliminares practicados en dos fémures y seis dientes revelan que el ADN está en buen estado, algo inusual en cadáveres de esta época. El código genético de losescandinavos de Antes de Cristo no suele diferir de los habitantes de Jutlandiacontemporáneos, por lo que los peritos podrán comprobar si los restos provienen de unejército extranjero.