miércoles, 21 de noviembre de 2012

El «pacto del agua» de los romanos en Aragón.

La Comunidad protege como bien histórico la presa de Muel, una de la decena de pantanos que dejaron los romanos en esta región y de los que se conservan restos.

Aspecto actual del muro de contención de la presa construida por los romanos en Muel.
Sobre él se erigió en 1770 ermita de Nuestra Señora de la Fuente.
Mientras Aragón sigue discutiendo por las obras pendientes del Pacto del Agua de 1992, esta Comunidad protege, mediante su catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC), el pantano más antiguo y que mejor se conserva aún de los construidos en esta región a lo largo de su historia. Se trata de la presa romana de Muel, de 2.000 años de antigüedad. Su catalogación como BIC ha sido publicada este viernes en el Boletín Oficial de Aragón.
Fue construida por legionarios romanos, los miembros de la Legio III, posiblemente para contar con una reserva estable de agua con la que abastecer a una colonia de población ligada a Cesaraugusta (la Zaragoza romana).
La presa de Muel es, según los arqueólogos, es uno de los mayores y mejor conservados pantanos que los romanos dejaron en la Península Ibérica. Pero no fue el único que hicieron en Aragón. Se tiene constancia de una decena de embalses fabricados en estas tierras. El otro del que se conservan mejores restos es el de Almonacid de la Cuba. Pero también se han documentado embalses romanos (de los que quedan más o menos restos) en municipios como Villafranca del Campo, Peralta de Alcofea o Sádaba.
Puede considerarse como el más antiguo antecedente histórico del «Pacto del Agua» de 1992, que veinte años después de haberse acordado en las Cortes de Aragón sigue pendiente de cumplirse, y sus embalses esperando aún ser construidos en su totalidad.
La presa de Muel fue realizada entre el año 10 antes de Cristo y los primeros años del siglo I después de Cristo. Tres siglos después quedó en desuso y se rellenó para dedicar su espacio a tierras de cultivo. Sobre el gran muro de sillares que los romanos levantaron para cerrar esa presa, en el año 1770 el pueblo de Muel construyó una ermita dedicada a Nuestra Señora de la Fuente.
Extraído de ABC