lunes, 10 de diciembre de 2012

Nuevas excavaciones en Troya en 2013.

Una expedición arqueológica internacional, liderada por la Universidad de Wisconsin-Madison, pretende realizar las excavaciones más exhaustivas en 140 años.


Un equipo multidisciplinario de arqueólogos y científicos liderado por el profesor William Aylward, de la Universidad de Wisconsin-Madison, examinará el sitio arqueológico de Troya en verano de 2013, según anunció la misma universidad el pasado 15 de octubre.

"Troya es una piedra de toque de la cultura occidental", explicó William Aylward. "A pesar de que el sitio ha sido excavado en el pasado, todavía queda mucho por descubrir. Nuestro plan consiste en trabajar en áreas inexploradas del sitio y emplear sistemáticamente nuevas tecnologías para extraer aún más información sobre la gente que vivió ahí hace miles de años", añadió Aylward, un arqueólogo con una dilatada experiencia en la excavación de ruinas de la Antigüedad clásica, incluidas las de Troya.

Este proyecto arqueológico internacional –que cuenta, además, con la cooperación de la Çanakkale Onsekiz Mart University de Turquía– pretender ser el más exhaustivo desde el descubrimiento de Troya hace 140 años.

En su época de esplendor, la ciudadela de Troya tenía muros de casi 4 metros de anchura y 9 de altura, y unas 2,5 hectáreas de extensión. Una ciudad amurallada de menor altura cubría una superficie de unas 20 hectáreas, la mayor parte de las cuales permanece inexplorada. Todavía quedan muchos misterios por resolver. El antiguo cementerio real de Troya, por ejemplo, aún no ha sido descubierto ni tampoco su sistema de escritura arcaica. "La imperecedera cuestión sobre la historicidad de la Guerra de Troya también merece una futura exploración", señaló Aylward.