miércoles, 25 de diciembre de 2013

Arqueólogos trabajan en la zona arqueológica de Teocaltitán, en Jalostotitlán.

En las intervenciones se han recuperado figurillas, cuentas de piedra, e incluso turquesa.
La zona fue edificada alrededor de mil 500 años atrás.
Como parte de un proyecto que planea la apertura parcial de un antiguo centro ceremonial en los Altos de Jalisco, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) iniciaron la exploración en la zona arqueológica.

La excavación intentará desentrañar un pedazo del pasado prehispánico edificado alrededor de mil 500 años atrás, entre 450 y 900 d.C., en el centro ceremonial conocido como Teocaltitán, conformado por al menos 23 estructuras arquitectónicas, detalló el INAH  en un comunicado.

En la zona ubicada en Jalostotitlán, municipio aledaño a San Juan de los Lagos, ya se ha intervenido el paramento poniente de la cancha de juego de pelota y su cabezal norte donde se han recuperado figurillas, cuentas de piedra, e incluso turquesa.

Así como unos aretes de cobre y concha, en la parte exterior del cabezal de la cancha de juego de pelota, lo cual indica que el centro ceremonial fue ocupado nuevamente en el periodo Posclásico (900-1200 d.C).

Las exploraciones así como los primeros sondeos que se esperan continúen en el 2014, buscarán comprobar que a cinco metros de profundidad se encuentran otras subestructuras arqueológicas.

Localizado a 19 kilómetros de San Juan de los Lagos, donde se encuentra el segundo santuario más visitado de México, se pretende aprovechar el denominado "turismo religioso" para promover también la zona arqueológica.

San Juan de los Lagos recibe seis millones de peregrinos anualmente, fieles que podrían alargar su estancia con la visita a la zona arqueológica, expresó Marisol Montejano Esquivias, directora del proyecto arqueológico.

Se trata de un sitio con un alto potencial, tanto turístico como de investigación, ya que es un espacio preservado y sellado en contextos arqueológicos, explicó.

Montejano Esquivias detalló que lo interesante de Teocaltitán es su arquitectura influenciada por la cultura teotihuacana y que presenta elementos propios de la región.

"Es una arquitectura cuadrada, patios hundidos y en forma de U, pirámides con patios cerrados, canchas de juego de pelota, ", apuntó la investigadora del Centro INAH Jalisco, quien agregó que además infieren la posibilidad de una zona de entierros destinada a la élite del lugar.

La zona pertenece a la tradición cultural denominada Complejo Ixtépete-El Grillo, desarrollada de 450 a 900 d.C., correspondiente al Epiclásico mesoamericano, indicó.

El equipo de arqueólogos encabezado por Marisol Montejano, está integrado por Erwin Cuevas Curiel y José Antonio Sánchez Lobato y forma parte de una iniciativa del INAH y del gobierno de Jalisco.