domingo, 19 de enero de 2014

Arqueólogos usarán georradares para estudiar el puerto antigua Tarraco romana.

En la imagen, ilustración de la antigua Tarraco.
El Instituto Catalán de Arqueología Clásica (ICAC) usará georradares para estudiar el puerto de la antigua Tarraco romana, dentro del proyecto Roman Mediterranean Portus que abarca 30 ciudades y nueve países, ha informado hoy la Universidad Rovira i Virgili (URV).

El ICAC participa en el proyecto Roman Mediterranean Portus, que pretende estudiar las características de los principales puertos del Mediterráneo durante el Imperio Romano.

Los arqueólogos ambicionan delimitar la extensión, el cabotaje y la capacidad del puerto de la antigua Tarraco y se contextualizará esta información con la obtenida en el resto de lugares, un total de 30 ciudades de nueve países mediterráneos.

Para las prospecciones se emplearán técnicas geofísicas con georradar, un método que no es invasivo ya que no hay que hacer excavaciones y que en Tarragona se usó con éxito para localizar el antiguo Templo de Augusto en el subsuelo de la Catedral.

Los resultados permitirán establecer hipótesis sobre el perfil, la ubicación exacta del muelle o la profundidad, entre otros datos, que los investigadores se encargarán de contextualizar con los datos que la arqueología urbana ha proporcionado en los últimos años .

Esto permitirá conocer cuestiones como qué tipo de barcos frecuentaban este puerto, o qué papel tenía en relación al resto de puertos del Mediterráneo.

El proyecto Roman Mediterranean Portus cuenta con un presupuesto de 2,5 millones de euros y estudiará el sistema portuario en el Mediterráneo del alto Imperio (del siglo I a.C hasta el III d.C) mediante la arqueología, la geoarqueología, la informática e historia antigua y la epigrafía.

Se cree que el antiguo puerto de Tarraco está situado a la altura de lo que hoy día son las calles Real y Smith , debajo de las construcciones modernas.