domingo, 26 de enero de 2014

PRORED, la nueva arqueología en Canarias.

Práctica en los talleres para jóvenes.
Al pensar en Canarias, a la mente vuelan inacabables playas de arena blanca nacidas de la erosión de Fuerteventura, al fuego que aún se respira en el Teneguía de La Palma, o al extraño misticismo que te envuelve en Las Cañadas del Teide.

Una tierra de contrastes que ha encontrado en el turismo su razón de ser, pero que también ofrece una diversidad cultural amplísima, con un pasado que rezuma simbolismo y te transporta al germen mismo de la sociedad que hoy configuramos.

Con la intención de dar cobertura al inmenso patrimonio arqueológico de Canarias nace PRORED, una sociedad cooperativa que surge con la intención de dar a conocer al gran público las vicisitudes e inmensa riqueza del legado patrimonial de las islas.

El proyecto está liderado por Carlos García Ávila, Ithaisa Abreu Hernández y Efraím Marrero Salas, quien ha tenido la amabilidad de atendernos para hablarnos de esta nueva empresa que promete dar voz al pasado más desconocido de nuestros aborígenes.

"Después de años trabajando juntos como autónomos, nacemos como PRORED con la idea de ser una red de profesionales del sector, lo que además nos permite optar a un mayor mercado y mejores subvenciones. Nuestra propósito es ser un grupo igualitario en el que cada uno aporte su experiencia a esta materia, por lo que nos nutrimos no solo de arqueólogos, sino de todos aquellos profesionales cuya formación se ha beneficiosa para nuestros estudios". Esto convierte a PRORED, en un rara avis entre las empresas de arqueología en España, y única en Canarias.

La constitución de la sociedad supone un avance importante dentro de este tipo en Tenerife, ya que, como comenta Efraím, es muy extraño que se realice una excavación en la isla si no es de urgencia (por urgencia entendemos una intervención que se realiza por obras que descubran yacimientos antiguos, para lo cual se llama un equipo que elabore una recopilación de material encontrado para que se pueda continuar dicha obra), por lo que la idea ha sido, ampliado a todo el Archipiélago, intentar dar continuidad a esas excavaciones de urgencia para seguir con la investigación de dichos objetos.

Más allá del glamur que presentan producciones hollywoodienses como 'Parque Jurásico' o el arquetípico 'Indiana Jones', Marrero asegura que trabajar de arqueólogo no te dan para hacerte rico, y puede ser incompatible con según qué cosas. "En 2013 estuve mas de medio año fuera de la isla", comenta, "así que en cierta manera es un modo de vida que ha de gustarte, y que te reporta luego muchas satisfacciones".

Una de esas satisfacciones la encuentran nuestros protagonistas impartiendo charlas y talleres a jóvenes estudiantes canarios, actividad que despierta en muchos de ellos el interés por los habitantes antiguos de su tierra. Para ello, docentes de toda Canarias pueden reclamar sus servicios, y desde PRORED se aseguran de proporcionarles a los estudiantes una experiencia completa, acotando terrenos anexos a sus colegios o institutos para que la aproximación a este maravilloso mundo sea lo más real posible.

El objetivo final es, en definitiva, la concienciación social del pueblo canario sobre sus antepasados aborígenes, y crear una cultura del patrimonio en las islas, muy necesaria para nuestro entrevistado.

"Por tradición", explica Efraím, "Gran Canaria siempre se ha visto más implicada en una iniciativa patrimonial en este sentido, sin embargo en islas como Tenerife falta todavía mucho por recorrer. En La Gomera o La Palma, por ejemplo, desde el Cabildo se dieron cuenta de que hacían falta acciones en esa línea, y la sorpresa fue gracias a ello la gente comenzó a llevar al museo cosas que tenían en sus casas". Gran parte del patrimonio que se conserva hoy en día proviene de colecciones privadas, por lo que este hecho, aunque muy positivo, prácticamente imposibilita su datación exacta.

El convencimiento de que aún queda mucho por hacer es el motor que ha hecho que estos tres historiadores se hayan constituido en empresa, y, aunque ya llevaban años trabajando juntos, para este 2014 comienzan sus primeros proyectos como sociedad.

Subvencionados por el Gobierno de Canarias, rehabilitarán el sendero paisajístico y cultural del Barranco del Palmar, en Buenavista (Tenerife), y trabajarán también en la recuperación de un antiguo sendero histórico que comunicaba la población de Soo, donde se conservó un reducto de población morisca que existía en el siglo XVII en Lanzarote, y conectaba con la villa de Teguise. Ese sendero pasa por el medio del jable, una zona desértica en el medio de Lanzarote. Curiosamente, ese sendero pasa cerca de un yacimiento que han estado excavando desde 2009. Se trata de una casa honda hecha en piedra y que esta ocupada desde la época de los Majos, y cuya datación más antigua que tenemos habla del siglo XIII. Según creen, ese sendero es tan antiguo que comunicaba esas poblaciones que ya existían, por lo que la idea es rehabilitar ese sendero y hacerlo transitable, curtido con cartelería, tanto geográfica como cultural y arqueológica.

"Queda mucho por hacer en Canarias. En el proyecto de la Universidad de La Laguna que estamos trabajando ahora mismo en Las Cañadas del Teide nos hemos dado cuenta que existe una realidad del mundo aborigen en Tenerife que está oculta, porque siempre hemos tenido una visión de nuestra historia muy continuista, pero no, esta gente llegó aquí, se tuvo que adaptar al territorio y luego evolucionar como pueblo. No es una historia plana", afirma convencido.

Con el nacimiento de PRORED, Canarias dispone de una nueva arma en la lucha contra la destrucción y la pérdida del enorme patrimonio cultural que ofrece el Archipiélago, algo que las generaciones venideras agradecerán enormemente.