sábado, 29 de marzo de 2014

¿Se erigió el Templo Romano de Córdoba a los emperadores Vespasiano y Tito?

El profesor de la UCO Ángel Ventura data su construcción en el año 85 y presentó su hipótesis en unas jornadas en honor a Antonio García y Bellido.

En torno al Templo Romano se están realizando actividades y espectáculos turísticos.
El profesor de la UCO Ángel Ventura Villanueva expuso ayer los resultados de su investigación, aún en fase de hipótesis, acerca de los orígenes del Templo Romano de la calle Claudio Marcelo. Durante la charla, aseguró que el complejo se levantó dedicado a nuevos dioses, y éstos no eran otros que los emperadores deificados de la dinastía Flavia, Vespasiano y Tito, y también al que estaba reinando en el momento de su construcción, Domiciano, hijo y hermano de los dos anteriores. La conferencia tuvo lugar durante las jornadas que se celebraron ayer como consecuencia del homenaje que se prestó al arqueólogo Antonio García y Bellido, fallecido en 1972 y que trabajó en algunos de los yacimientos más importantes de España.
Durante su investigación, el profesor Ventura dijo haberle puesta fecha a la inauguración del templo cordobés: el año 85 después de Cristo, cuestión a la que el propio García y Bellido —a quien se debe la imagen actual del monumento en Claudio Marcelo, a raíz del boceto que elaboró y que se encuentra en el Museo Arqueológico— se había aproximado sobremanera. En su época, «hace de esto unos 50 años, él había calculado que el templo se había construido en el último tercio del siglo I, es decir, entre el año 60 y el año 100», puntualizó el investigador.
Es más, también se ha podido desvelar quién fue el encargado de la gestión de las obras, aunque no su nombre. «Fue el primer sacerdote de culto a los emperadores de la Bética, cuyo cargo era el de ‘flamen augustalis in Baetica primus’», abundó el profesor.
¿Y cómo se ha podido averiguar todo esto? Pues a través de una placa de 60 centímetros de altura y 85 de ancho localizada en Puerta Gallegos y que se guardaba en los fondos del Museo Arqueológico —en el Silo—, «que encajaría muy bien con el friso que estaría ubicado en el Templo Romano» y que únicamente tenía unas letras de algo más de 20 centímetros de altura con la palabra «caesar», dijo.
El profesor Ventura había estudiado junto a su maestro, el epigrafista alemán Armin U. Stylow, todas las inscripciones de un tipo determinado que se elaboraban con letras de bronce dorado llamadas «litterae aureae», que era la técnica más lujosa del mundo antiguo para templos y otras obras monumentales públicas como los acueductos.
Precisamente, en el marco de esa investigación («Las inscripciones con litterae aureae en la Hispania Ulterior (Baetica et Lusitania): aspectos técnicos») se topó con esa placa, que formaría parte de un conjunto mayor de entre seis y siete metros de largo para el Templo Romano, y en la que también se habla del sacerdote. El problema es que la inscripción está partida y su nombre no aparece.
Evidentemente, este descubrimiento, tras tres años de estudios, tendrá que plasmarse en alguna publicación y, aunque habrá que esperar a que aparezcan nuevos elementos que confirmen esta hipótesis «muy plausible y muy probable», tampoco hay a día de hoy ningún dato en contra de ella.
Apuesta del Ayuntamiento.
El Templo Romano ha adquirido interés por su reciente rehabilitación y por la apuesta oficial por la Córdoba Romana como consecuencia de distintas actividades institucionales.
Según avanzó a ABC el concejal de Patrimonio, Casco Histórico y Naturaleza, Rafael Jaén, en tres o cuatro meses ha recibido más de 40.000 visitas y va a aprovecharse del próximo Plan Turístico de Grandes Ciudades de la Junta para poner en marcha las dos siguientes fases: la construcción, en primer lugar, de un Centro de Interpretación del Mundo Romano en las dependencias anexas del Consistorio, y la remodelación de las calles Capitulares y el primer tramo de Claudio Marcelo. El objetivo será el de «recrear un poco la antigua plaza en la que estaba el monumento». Para el primer proyecto, «que permitirá al visitante entrar dentro del propio yacimiento», hay previsto un presupuesto de 600.000 euros, mientras que para esa anunciada remodelación se prevén otros 800.000 euros.
En cuanto a actividades en torno al Templo, el próximo sábado habrá un desfile de la Legión Romana Gilena, declarada de Interés Turístico de Andalucía, que saldrá a las 11.00 horas del Mausoleo de la Puerta Gallegos hacia el Templo, donde harán una demostración de lucha romana.
Vía: ABC