martes, 15 de abril de 2014

Los tesoros de la localidad natal de Alejandro Magno.

Pintura de Alejandro Magno.
Un grupo de arqueólogos desenterró, en el año 2008, joyas de oro, armas y cerámica en un antiguo cementerio cerca de Pella, en el norte de Grecia, el lugar de nacimiento de Alejandro Magno.
Las excavaciones en el amplio cementerio descubrieron 43 tumbas de entre los años 650 y 279 antes de Cristo, lo que arrojó luz sobre los primeros años del reino de Macedonia, que llegó a tener un imperio que se extendió hasta la India gracias a las conquistas de Alejandro.
Entre los hallazgos más interesantes estaban las 20 tumbas de guerreros que se remontan al último periodo arcaico, entre los años 580 y 460 a.C., dijo el Ministerio de Cultura en un comunicado.
Algunos fueron enterrados con cascos de bronce, junto a espaldas de hierro y cuchillos. Sus ojos, bocas y pechos estaba cubiertos con láminas de oro ricamente decorados con dibujos de leones y otros animales que simbolizaban el poder real.
"El descubrimiento es rico en importancia histórica, arrojando luz sobre la cultura macedonia durante el periodo arcaico", dijo Pavlos Chrysostomou, que dirigió el proyecto de ocho años que investigó un total de 900 tumbas.
Añadió que las tumbas confirmaron la evidencia de una antigua sociedad macedonia organizada militar y comercialmente que se remonta como mínimo a la segunda mitad del siglo VII a.C.
Entre las sepulturas exhumadas, el equipo también halló 11 mujeres del periodo arcaico, con collares, pendientes y broches de de oro y bronce
Nueve de las sepulturas pertenecen al último periodo clásico o a los primeros años del helenístico, alrededor del momento de la muerte de Alejandro Magno en 323 A.C.
Alejandro, cuyo padre Filipo II unificó las ciudades estados de Grecia, conquistó la mayor parte del mundo conocido por los antiguos griegos antes de morir a los 32 años en Babilonia.
Educado por el filósofo griego Aristóteles, Alejandro jamás fue derrotado en una batalla.
Vía: Reuters