martes, 15 de abril de 2014

Según un estudio, el 'Australopithecus sediba' podría ser una mezcla de especies.

 Cráneo del 'Australopithecus sediba' y reconstrucción facial del mismo.
Según un estudio, puede que uno de nuestros antepasados cercanos no hubiera existido nunca. Es posible que los fósiles del Australopithecus sediba, que apuntaban a reescribir la historia de la evolución humana, sólo sean en realidad los restos de dos especies mezcladas.

Los primeros fósiles del Australopithecus sediba fueron encontrados en Malapa, en Sudáfrica, en el año 2008. Contaban con 2 millones de años de antigüedad y mostraban una mezcla de características, algunas similares a los australopitecinos simiescos y otras más parecidas al género Homo. Para sus descubridores, esta mezcolanza significaba que el Australopithecus sediba estaba convirtiéndose en humano y que, por tanto, el género Homo evolucionó primero en el sur de África, y no el el este como generalmente se creía.

No obstante, un nuevo análisis sugiere que el Australopithecus sediba no llegó a existir. "Creo que hay dos géneros de homínidos diferentes representados en Malapa", según explica Ella Been, de la Universidad de Tel Aviv, en Israel. Uno es un Australopithecus y el otro un Homo temprano. Todavía no se puede afirmar si los restos de estos australopitecinos son lo suficientemente diferentes como para llamarlos una nueva especie, según Been.