sábado, 21 de junio de 2014

Atapuerca: una historia más allá de los descubrimientos modernos.

El yacimiento es un "universo" que no deja de sacar a la luz nuevos hallazgos y que "muy pronto" volverá a dar una "gran noticia" según el arqueólogo Eudald Carbonell.

El arqueólogo Eduald Carbonell i Roura EFE/Esteban Cobo
El yacimiento de Atapuerca es un "universo" que no deja de sacar a la luz nuevos hallazgos y que "muy pronto" volverá a dar una "gran noticia", según ha apuntado hoy uno de los codirectores del programa de investigación, el arqueólogo Eudald Carbonell.

Pero además de ser un "fenómeno por los descubrimientos modernos", Atapuerca tiene una historia "larga e importantísima", con referencias ya desde la Edad Media, y con documentaciones "continuadas y sistemáticas" desde el siglo XVI que el profesor ha revisado hoy en un curso magistral que va a impartir durante tres días en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

La sierra de Atapuerca y su yacimiento tiene una historia que habla de los primeros homínidos de Europa, pero también, de batallas medievales, expolios e incluso tesoros, como los que se cree que pudieron ocultar en estas cavidades los moriscos durante su expulsión.

Hasta ahora los investigadores no lo habían hecho público, pero Carbonell les ha confiado a los alumnos de este curso que en las campañas no sólo han encontrado restos de los antiguos homínidos que poblaron este territorio. También han hallado oro.

Y si aún hoy quedan vestigios de aquellas riquezas, pese a los años de expolios, es posible pensar que los "cazatesoros" de otras épocas pudieron encontrar en Atapuerca el oro y la plata que presumiblemente ocultaron algunos moriscos en su huida.

Según ha relatado Carbonell, en la época medieval la sierra de Atapuerca ya era una zona bien conocida y, de hecho, aparecen referencias a algunos lugares de su entorno en libros de caballería. Además, hay obras que hablan de la batalla de Atapuerca, del año 1054.

Pero cuando se empiezan a constatar referencias de forma sistemática y continuada es a partir del siglo XVI, y los primeros estudios importantes para la protección del entorno datan de principios del XVIII.

Los descubrimientos modernos y el hallazgo de los restos de los homínidos más antiguos de Europa han hecho de Atapuerca un "fenómeno", pero Carbonell cree que hay que conocer también "la historia de la historia", lo que ha sucedido los últimos 500 años en este lugar, para una mejor comprensión de los trabajos actuales.

Ésa es una de las metas que se ha marcado en el curso, titulado "Evolución humana y Atapuerca: construyendo un paradigma", en el que va a explicar a los alumnos cómo se han conformado los equipos y cómo se organiza el trabajo en el yacimiento.

El arqueólogo va a exponer cómo se ha construido una estrategia propia y un paradigma de investigación que se basa, entre otras cosas, en transformar el conocimiento en pensamiento "crítico".

Eso es también, en opinión de Carbonell, lo que se necesita en la sociedad actual.

A su juicio, hace falta "una educación competente y crítica", no sólo para "instruir", sino para enseñar a las personas a tener pensamiento propio para que "la especie funcione mejor".

"Si consiguiéramos que la gente tuviese el mismo interés por esto que por el fútbol, la especie evolucionaría muy rápido", ha afirmado.

Por el contrario, ha advertido de que la falta de pensamiento crítico puede "acelerar" el proceso de "colapso" evolutivo que especialistas de diversas ramas auguran para el siglo XXI.

El propio Carbonell ha escrito ya varios libros al respecto y ha reiterado este lunes ante sus alumnos que el modelo actual no está preparado para los cambios "tan rápidos" que se están sucediendo y se dirige hacia un "colapso", un "caos" que dará lugar a una reconfiguración del sistema.