miércoles, 16 de julio de 2014

“Devolvednos la Victoria de Samotracia”.

Una campaña en las redes sociales pide la vuelta de la obra descubierta en 1863 a Grecia. La escultura acaba de regresar al Museo del Louvre tras diez meses de restauración.

Fotografía facilitada por el Louvre de La Victoria de Samotracia, la célebre estatua alada del siglo II a.C. EFE
La que se ha montado en Facebook debido a la restauración de la escultura clásica griega conocida como La Victoria de Samotracia, expuesta en el departamento de antigüedades griegas en el Museo del Louvre. Desde hace días, la página de Facebook del Museo está siendo inundada de mensajes provenientes de griegos y extranjeros, solicitando su regreso a Grecia.

La estatua de 5,57 metros fue trasladada en septiembre pasado a otra sala para su restauración y ahora se la ha devuelto a su sitio, auque no han terminado los trabajos todavía. El 8 de julio ya volvió a la escalera Daru donde estaba expuesta. Se ha limpiado cuidadosamente tanto la escultura de la Victoria en mármol proveniente de la isla de Paros como la de la nave, que fue esculpida en un mármol de Lartos (Rodas) que es gris con venas grises.

Campaña en Facebook.

Pero en Facebook ha comenzado una campaña para el regreso de esta obra a su país de origen, al grito de «Estará mas guapa en Grecia», «Seguro que quiere volar a Grecia», «La Victoria de Samotracia no habla francés y se siente extranjera ahí» y muchos comentarios más….Como el comentario de Anna Georgiadou que dice «Raptada, aislada y sola: Triste pero limpia…decirle que en Grecia la queremos todavía y la esperamos. Y enseñarle estas fotos de su pais, Samotracia, para que tenga el valor de esperar», con unas bonitas fotos de la isla que se encuentra en el norte del Mar Egeo.

Esta campaña ha empezado de manera totalmente informal e individual, pero recuerda la que lleva años promoviendo el retorno de muchas esculturas de mármol de la Acrópolis que se encuentran expuestas en el Museo Británico de Londres y se conocen como los «mármoles de Elgin». Se refieren a Lord Elgin, el embajador británico ante las autoridades otomanas que consiguió supuestamente un permiso para poder llevarse frisos y esculturas de la Acrópolis.

Una estatua bien griega.

Nadie ha puesto nunca en duda su origen: la estatua fue descubierta en la isla de Samotracia en el s.XIX, más concretamente durante unas obras en 1863 dirigidas por el francés Charles Champoiseau, que era el vice cónsul francés en la ciudad de Edirne, en Turquía(en la costa,a poca distancia de la isla de griega de Samotracia). En ese momento la isla y toda la parte norte de Tracia era otomana, por lo que el vice cónsul avisó al embajador galo en Estambul y la Sublime Puerta (es decir, el gobierno del imperio otomano) permitió que un barco de guerra francés trasladara la estatua, encontrada sin brazos, pies ni cabeza, a Francia. Llegó al museo del Louvre el 11 de Mayo de 1864 y se expuso dos años después.

La restauración paso a paso.

En septiembre del 2013, la estatua de la Victoria de Samocracia fue trasladada a la cercana Sala de las Siete Chimeneas: siete restauradores estudiaron la escultura, descubriendo restos de colores. Otros se dedicaron a limpiar el mármol, a repasar todas las partes de la escultura y a añadir algunas piezas. Se limpiaron también los 23 bloques que forman la proa de barco y la base de cemento sobre la que estaba expuesta hasta ahora en la denominada Escalera Daru.

Ahora solo queda terminar el proyecto de restauración con cuidados especiales para las paredes y los suelos, arcos y cúpulas que forman la espléndida escalera , algo que terminará en el 2015. La restauración está bajo la dirección de Daniel Ibled, y las obras de la escalera Daru bajo la dirección de Michel Goutal, arquitecto jefe de los Monumentos Históricos franceses, trabajando con la Dirección de Arquitectura, Museografía y Técnica del Museo del Louvre.

Una restauración muy costosa.

El 3 de Septiembre de 2013 comenzó la campaña para conseguir toda la financiación para la restauración de la estatua. Los primeros tres millones se consiguieron con tres grandes mecenas: la compañía de televisión japonesa Nipón Televisión Holdings, la compañia financiera Fimalac (que lleva años financiando restauraciones del museo como mecena historio del departamento de Antigüedades griegas,etruscas y romanas por decisión de F.Marc Ladreit de Lacharrière) y el Proyecto de conservación artística del Bank of America Merril Lynch. El millón que faltaba se reunió gracias a otros 6.700 donantes entre individuales y empresas. Entre las personas particulares las donaciones han sido desde 1 euro hasta 8.500 euros, 54% de estos donantes fueron mujeres, 92% franceses y 2% japoneses… ya que es conocido el amor que profesan los nipones a esta museo y en general a Paris.

El museo también agradece el apoyo de la Sociedad de Amigos del Museo del Louvre y de otras muchas entidades, incluyendo el Centro Cultural Helénico.

Fuente: ABC