martes, 15 de julio de 2014

Las armas de la victoria en la Segunda Guerra Mundial: de las granadas a los cazas.

El tanque T-34 una fortaleza producida en masa.
Los constructores soviéticos fueron capaces de superar a los alemanes en factores tan importantes como el volumen y el coste de fabricación, la facilidad de reparación o la sencillez. En un plazo muy corto de tiempo consiguieron desarrollar armas competitivas que se podían poner en manos de un chico recién salido del colegio, o producir y arreglar en medio del campo. A pesar del aspecto sencillo y burdo, fue precisamente este tipo de armamento el que se convirtió en la verdadera arma de la victoria.

Leer completo en RBTH