domingo, 18 de enero de 2015

Los materiales pictóricos de Turner se exponen en la mansión de su mecenas.

Fotografía facilitada por Petworth House de la caja de acuarelas del pintor Joseph Turner (1775-1851), uno de los objetos que se exponen desde hoy en Petworth House, la mansión inglesa de uno de sus mecenas y que el pintor frecuentó en vida. EFE

Las acuarelas, el caballete y otros objetos personales de Joseph Turner (1775-1851) se exponen desde hoy en Petworth House, la mansión inglesa de uno de sus mecenas y que el pintor frecuentó en vida.

Esta aristocrática residencia, donde vivió George Wyndham, el tercer conde de Egremont, gran admirador del artista, sirvió además de escenario para el rodaje de la película "Mr Turner", actualmente en cartel, dirigida por Mike Leigh y que explora la obra y singular personalidad del pintor nacido en Londres.

Además de sus materiales pictóricos, la muestra, que estará abierta hasta el 11 de marzo, reúne otras de sus pertenencias, como un reloj de oro, una tarjeta de visita o la caña de pescar que usaba durante sus estancias en la finca del siglo XVII, situada en Petworth, en el condado inglés de West Sussex.

También pueden verse notables obras de Turner cedidas por instituciones británicas como el grupo Tate o el museo V&A, entre ellas "The New Moon", una vista de la costa de Margate, localidad del sur de Inglaterra donde el pintor fue al colegio y, en sus últimos años, conoció a su pareja Sophia Booth.

Estos óleos y acuarelas se suman a la veintena de trabajos que adquirió directamente del artista el rico conde, que permitía que J.M.W Turner transformara su biblioteca en estudio cuando le visitaba.

Precisamente, la antigua biblioteca es parte central de la exposición, donde se exhiben trajes utilizados en la película de Leigh, un vídeo sobre el rodaje e incluso los cuadros que pintó el actor Timothy Spall cuando se preparaba para el papel del genial paisajista.

En la luminosa sala de grandes ventanales se grabó la escena en que Spall pinta la acuarela "The artist and his admirers".

"El plano en que Turner pinta a una mujer y dos chicas en la biblioteca es una réplica exacta, incluso en los colores" del cuadro original, relata Spall, que sentencia: "Estar en la misma habitación donde Turner pintó esta escena, estar dentro de ese cuadro, fue un gran privilegio".

El director Mike Leigh también ha subrayado la importancia de poder rodar en Petworth, un escenario real de la vida de Turner.

"Petworth se incorporó de forma natural al filme, en lugar de que nosotros tuviéramos que buscar una mansión donde rodar. Es un lugar extraordinario y extraño", ha declarado.

"Cuando estás en un lugar como Petworth y dices, 'vale, vamos a pretender que es 1928' y haces toda la investigación y te pones los trajes y respiras el aire, realmente experimentas una magia especial", explica el cineasta.

Andrew Loukes, el comisario de exposiciones de la mansión, propiedad ahora de la organización de protección del patrimonio National Trust, se ha mostrado complacido de que el edificio acoja la nueva exposición, pues J.M.W Turner "fue una parte muy importante de su historia".

"Estamos encantados de celebrar su vida con una exposición que explora importantes aspectos que también trata la película, como sus viajes, el mecenazgo, su pertenencia a la Real Academia de las Artes de Londres y su trato del color", afirma.

El pintor británico, conocido por su dominio de la acuarela y sus peculiares técnicas artísticas así como por su sensibilidad a la luz y el color, sobre todo en paisajes marítimos, está de moda en el Reino Unido con diversos acontecimientos en su honor.

Además de la película de Mike Leigh y la exposición que hoy se inaugura en el sur de Inglaterra, se le dedica una muestra en la prestigiosa galería Tate Britain de Londres, que explora su producción durante los últimos quince años de su vida.

Vía: EFE