sábado, 25 de abril de 2015

Las solitarias pirámides nubias de Meroe

Las solitarias pirámides nubias de Meroe.
Meroe fue una antigua ciudad, capital del Reino de Kush, un antiguo reino africano situado en lo que hoy es la república de Sudán.


Allí se encuentran las llamadas pirámides nubias de Meroe y se encuentran en la orilla oriental del río Nilo, cerca de un grupo de aldeas llamado Bagrawiyah. Las pirámides son mucho más pequeñas que las famosas pirámides egipcias, pero son tan impresionantes como estas.


El lugar es una zona inhóspita y desértica, de terreno árido y caluroso y la visión de estas pirámides y estructuras arquitectónicas parece sacada de una película de ciencia-ficción. Son pirámides solitarias, en medio del desierto y entre las dunas de arena, lejos de la actividad turística. Allí no hay hoteles, ni tiendas de souvenirs, ni restaurantes.


El Reino nubio de Kush surgió alrededor del año 1000 A.C. tras la caída de la XXIV dinastía egipcia como la principal potencia en la región media del Nilo. Los reyes de Kush se hicieron cargo de Egipto y gobernaron parte del mismo entre el 712 y el 657 A.C. Cuando la capital y el cementerio real fueron trasladados a la región de Meroe, la tradición faraónica de construir pirámides como tumbas para los gobernantes se mantuvieron en este lugar.


Durante el apogeo de su poder en los siglos II y III A.C., Meroe se extendía sobre una región desde la tercera catarata en el norte hasta Sawba, cerca de la actual Jartum, en el sur. Esta zona era el corazón del último reino de Kushite, y llegó a ser conocida en la literatura clásica como “la isla de Meroe.”


Los restos más vistosos de Meroe son sus pirámides que contenían las tumbas de más de cuarenta reyes, reinas y otras personas importantes.


Meroe fue incluída en la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2003.