martes, 15 de diciembre de 2015

Giovani Bellini, un pintor olvidado del Renacimiento

Los últimos diez o doce años de su vida, Bellini se  vio asediado con más encargos de los que podía terminar

"El festín de los dioses", óleo sobre tela
Conocido como Gianbellino , Giovani Bellini nacido en Venecia 1433y falleciendo en noviembre del 1516, pintor del renacimiento empezó con su padre y hermano  a pintar, evolucionó la técnica pictórica incorporando gradualmente en óleo en sus pinturas abandonando el temple.

Su primera obra como pintor independiente la ejecución del San Vicente 1465, en los siguientes años se encarga de la decoración de la sala del palacio Ducal  de Venecia, es considerado como el pintor más famosos  de la pintura veneciana, aunque está atento a la pintura flamenca impartida por Antonello de Mesina y de Giorgiane, ceca de los treinta años de edad sus obras están relacionadas con lo religioso, en 1460 realiza las Vírgenes con el niño, después se unirá a las influencias bizantinas y por la escuela toscana, Billini da mucha relación en sus obras a la madre con el hijo como en el Cristo muerto, en las obras de iconografía con inspiración bizantina.

Entre el 1464 y 1470 en el taller de su padre realiza los cuatro grandes trípticos para la iglesia de la Santa María de la calidad que están compuestos por San Lorenzo, San Sevastián, la Virgen María y la Natividad, en el  1470  junto con su hermano y otros artistas se le encarga el Diluvio con el arca de Noé aunque es el retablo de la Coronación de la virgen donde muestra un es estilo mucho más maduro donde en el gran panel central muestra una Coronación de la Virgen da  un nuevo equilibrio, donde las lecciones de Mantegna resultan  por una luz clara al estilo de Piero della Francesca, es en esta época donde une  los primeros influjos de Antonello da Messina, que llegó a Venecia en el año 1475, introduciendo en la ciudad el uso de la pintura al óleo, la unión por la pasión y  por el detalle flamenco  con  el sentido italiano de la forma y de la composición unitaria, así como la prevalencia de la luz.

Bellini ya maduro  ofreció una respuesta completa a las novedades introducidas por el siciliano Antonello da Mesina en Venecia, haciendo una de sus obras más renombradas, citada ya en el De Urbe Sito de Sabellico, en el  año 1488 Bellini firmó y dató el Tríptico de los Frari, para la Basílica de Santa María deiFrari en Venecia, y en el mismo año 1488 está datado y firmado el Palio del duque Barbadigo, ya el siglo XVI, Bellini desarrolló siempre mayormente un acercamiento innovador a la pintura y a la relación entre las figuras y el paisaje, que fue luego retomado por Giorgione, Tiziano y otros dando origen a las extraordinarias innovaciones de la pintura veneciana del Renacimiento maduro.

Los últimos diez o doce años de la vida del maestro se  vio asediado con más encargos de los que podía terminar, ya en los años 1501–1504 Isabel, marquesa Gonzaga de Mantua había tenido gran dificultad para obtener la entrega por parte de él de una pintura de la Virgen y Santos, hoy perdida para la que había pagado algo por adelantado, pero ya  el último período de su actividad artística se enfrentó a temas mitológicos como en el año 1514 con El festín de los dioses, realizado para el studiolo  del duque Alfonso de Ferrara (hoy en la Galería Nacional de Arte de Washington), técnicamente de altísimo nivel y muy cuidado, Tiziano, autor de los otros cuadros del studiolo, rehízo casi completamente el paisaje a la muerte desu maestro en 1516.

"El festín de los dioses", óleo sobre tela
El festín de los dioses

Fue pintado por Bellini en 1514, por encargo de Alfonso I de Este, el duque de Ferrara, una de las obras donde el pintor hizo varias correcciones , óleo  sobre tela Bellini realiza entre el paisaje y las figuras, en primera escena  se ve a los dioses del Olimpo dando una fiesta, la escena central representa juntos dos episodios de la obra de Ovidio Fastos, Príapo, a la izquierda, está intentando seducir a la ninfa durmiente Lotis, pero se lo impide el rebuzno del asno de Sileno, alrededor se encuentran los dioses ya borrachos, Júpiter tiene un águila cerca de él, Poseidón está acariciando a Cibeles y Ceres, mientras Hermes está  estirado sobre un tonel, el muchacho con hojas de parra en la cabeza es una representación inusualmente joven del dios Baco, en un principio se cree que Bellini inicialmente pintó a las figuras como mortales, siguiendo una traducción errónea de Ovidio el llamado Ovidio volgarizzat, y tuvo que repintarlas con los atributos de los dioses olímpicos, Bellini usa una paleta de color donde el resalta el blanco en los ropajes, actualmente se conserva en la Galería Nacional de Arte, Washington DC.

Imagen| Wikipedia