sábado, 19 de marzo de 2016

La maldición del gran maestre

Jacques de Molay y la hoguera

En la ilustración, Jacques Bernard de Molay lanza su maldición
El rey francés Felipe IV, conocido como el Hermoso, capturó a Jacques de Molay, el último gran maestre templario. Atrás quedaron las ilusiones del monarca  de hacerse con el tesoro de los templarios. Jacques de Molay fue sometido a tortura y posteriormente se retractó de sus confesiones de herejía justificándolas a las vejaciones a las que fue sometido durante el cautiverio.

Poco antes de arder en la hoguera, cuenta una leyenda que el gran maestre maldijo de muerte al monarca y al papa Clemente V. Verdad o mentira, lo cierto es que tanto el rey como el pontífice murieron en el plazo pronosticado por Jacques de Molay.

Vía| ABC
Imagen| Británica