martes, 29 de marzo de 2016

Unos antiguos textos griegos explican cómo se curaba la resaca en Egipto hace 1900 años

Unos antiguos textos griegos encontrados en Oxirrinco explican la curación de múltiples enfermedades en la Antigüedad

Imagen de uno de los papiros de Oxirrinco
En la actualidad, cuando queremos hacer desaparecer el insoportable dolor de cabeza de una resaca acudimos al ibuprofeno, el remedio mágico que todo lo cura. Sin embargo, te has parado a pensar cómo pudieron tratar las resacas en la Antigüedad. Un texto griego revela una cura que se usaba en el antiguo Egipto para acabar con ese malestar. Se trataba de ponerse un simple collar de hojas.

Recientemente se ha traducido y publicado el texto de un papiro, escrito en griego, con la receta de la cura del “dolor de cabeza en estado de ebriedad”. Según explica, las víctimas del alcohol ensartaban hojas de un arbusto llamado chamaedaphne alejandrino (Ruscus racemosus L.) y se colocaban el collar vegetal resultante alrededor del cuello. La gente del mundo antiguo creía que esta planta podía aliviar el dolor de cabeza, pero realmente no se sabe si esa cura hacía efecto en las personas resacosas.

El papiro que contiene este tratamiento para la resaca tiene una antigüedad de 1900 años y forma parte de un conjunto de documentos, de más de 500.000 ejemplares, encontrados en la antigua ciudad egipcia de Oxirrinco por los investigadores Bernard Grenfell y Arthur Hunt hace aproximadamente un siglo.

El estudio y la publicación de tantos papiros es una tarea larga y lenta que se ha estado llevando a cabo durante todo un siglo. Sin embargo, recientemente se ha publicado el volumen 80, que contiene el estudio y el desciframiento de unos 30 papiros médicos, que forman parte del conjunto de textos encontrados en Oxirrinco, entre los que se incluye el del tratamiento de la resaca.

Este volumen recién publicado representa “la colección más grande de papiros médicos que se ha publicado”, según escribe Vivian Nutton, profesor de la Universidad Colegio de Londres, al principio de la obra. La colección incluye tratados médicos y tratamientos para una amplia variedad de dolencias, entre las que se incluyen las hemorroides, las úlceras, los problemas en los dientes e incluso algunos fragmentos sobre discusiones relativas a la cirugía de los ojos.

Los autores de estos antiguos papiros se basaron fundamentalmente en los conocimientos griegos. Los antiguos habitantes de Oxirrinco acogieron de buen agrado la cultura helenística, como ocurrió en otros muchos lugares de Egipto y del Medio Oriente, tras las conquistas de Alejandro Magno.

Además del tratamiento para la resaca, también hay otros textos que se ocupan de la curación de los ojos. Concretamente, uno de ellos detalla hasta una docena de fórmulas para elaborar diferentes colirios. Una de esas recetas, que servía para tratar las legañas, contiene una mezcla de ingredientes entre los que se incluyen escamas de cobre, óxido de antimonio, plomo blanco, lavado de escoria de plomo (producido en la fundición), almidón, rosas secas, agua de lluvia, goma arábiga, jugo de amapola y una planta llamada un nardo celta.

Este tratamiento es relativamente leve en comparación con las técnicas de cirugía ocular que se mencionan en la colección. Un fragmento contiene lo que parece ser un relato en primera persona de una cirugía realizada en un párpado evertido. El texto es fragmentario y algunas de las palabras son dudosas, pero lo cierto es que no se trataba de una operación para débiles, puesto que la anestesia no existía aún.

Los papiros médicos pertenecen ahora a la Sociedad de Exploración de Egipto y se guardan en la Biblioteca Sackler de la Universidad de Oxford.

Imagen| Blasting News