domingo, 17 de abril de 2016

Hallan en Egipto una estatua de un faraón del III milenio a. C. poco conocido

Unos arqueólogos belgas encuentran una estatua rota de Sahure, un faraón que gobernó en Egipto hace unos 4500 años

Pirámide de Sahure en Abusir
Egipto es una caja de sorpresas arqueológicas. No hay más que remover un poco de arena para que se produzca un hallazgo sorprendente. Recientemente un grupo de arqueólogos belgas ha encontrado una estatua rota que contenía el nombre de Sahure, un rey poco conocido del III milenio a. C. Se trata, concretamente, del segundo faraón de la dinastía V, que reinó en Egipto entre los años 2471 y 2458 a. C., aproximadamente.

De lo poco que conocemos de su vida, es posible que Sahure fuera hijo de la reina Neferhetepes y de Userkaf. Sabemos que se casó con Neferthanebti, con la que tuvo cuatro hijos llamados Horemsaf, Jakara, Nebanjra y Neterirenra.

Según Manetón, un sacerdote e historiador egipcio del siglo III a. C., Sahure gobernó trece años. De lo poco que conocemos de su mandato, nos ha llegado que donó cuantiosas tierras al clero y que realizó una gran cantidad de ofrendas a distintos dioses de diferentes templos. Asimismo, sabemos que mantuvo buenas relaciones comerciales y diplomáticas con los reinos del Próximo Oriente, que llevó a cabo algunas expediciones al Sinaí y al país de Punt, y que mandó explotar algunas canteras de turquesa del Sinaí y de diorita del Kush, en Nubia.

Estatua con el nombre del rey Sahure
Por otro lado, según se manifiesta en unos bajorrelieves estudiados, realizó una expedición militar contra los libios, aunque puede tener parte de simbolismo, ya que aparecen representaciones similares en otros templos funerarios de otros gobernantes.

El hallazgo de la estatua de Sahure ha sido de “gran significancia e importancia”, según el Ministerio Egipcio de Antigüedades, ya que sólo existen otras dos estatuas intactas de este rey, una en el Museo Egipcio del Cairo y la otra en el Museo Metropolitano de Nueva York. Según se comenta, el equipo de arqueólogos belgas va a seguir excavando en esa zona para intentar extraer más información del desconocido faraón.

La estatua en cuestión, según el Ministerio Egipcio de Antigüedades, forma parte de una figura mayor que pudo medir unos 70 cm. de altura y que pudo representar al rey Sahure en posición sedente en su trono. El hallazgo se produjo en la gobernación egipcia de Asuán, situada a unos 580 km. al sur de la ciudad de El Cairo.

En su mandato, Sahure levantó una pirámide de 50 m. de altura en Abusir. El monumento estaba construido con piedra caliza, cascotes y arena, y contaba con un revestimiento de caliza alisada por las caras visibles. En la cámara funeraria se aprecian algunos fragmentos de un posible sarcófago hecho de basalto.

Por otro lado, el faraón erigió un palacio conocido como Uetjes Neferu Sahura y un templo al dios Sol (Sejet Ra) del que no se ha encontrado nada. Curiosamente, la pirámide estaba vinculada con el templo y con un embarcadero mediante una calzada procesional de unos 235 metros de largo.

Imagen| Blasting News