martes, 4 de octubre de 2016

Anton Van Dyck, un pintor flamenco en la corte de Londres

En sus inicios, Anton van Dyck trabajó con Rubens como ayudante 
 
Autorretrato con un girasol (1632, Reino Unido, colección particular)
Anton van Dyck, un pintor flamenco que se dedicó fundamentalmente a los retratos, nació en Amberes el  22 de marzo de 1599.

En su primera etapa de aprendizaje, fue alumno del maestro  Hendrick van Balen, con el que realizó la obra del Retrato de un hombre de setenta años. Al poco tiempo, con apenas 16 años, abandonó la escuela y se montó su propio taller junto con su amigo, el también pintor Jan Brueghel el Joven.

En el 1617, y hasta 1620, trabajó con Rubens como ayudante. Este gran autor lo nombró como uno de sus mejores alumnos y, ambos, realizaron las obras en telas  de Decio Mus despide a los lictores o Aquiles entre las hijas de Licómede, obras que se encuentran actualmente en el Museo del Prado, en Madrid. Al poco tiempo, Rubens firma un contrato con los jesuitas de Amberes para la decoración de su iglesia, pero es Anton quién realizará la obra.

Cuando cumplió los 21 años, se marchó a Londres y allí entró como pintor de la Corte. No obstante, sólo se le concede un permiso de 8 meses. Tuvo que trasladarse a Amberes y tardó casi once años en regresar. En este largo período, Anton Van Dyck pintó los retratos de Isabel Brant, primera mujer de Rubens, y el Retrato de Frans Snyders y de su mujer Margarita de Vos.

Sansón y Dalila, 1630
Van Dyck, en el 1621, parte hacia Italia para estudiar y analizar los trabajos de los grandes artistas del siglo XV y del XVI. En  febrero de 1622, se marchó a Roma donde, durante su estancia, pintó su autorretrato, ubicado en San Petersburgo, y donde pudo copiar las obras maestras de los grandes artistas del Renacimiento. De Roma se trasladó a Florencia, donde conoció a Lorenzo de Médici.

En los años siguientes, Van Dyck residió casi siempre en Génova, donde se  dedicó a hacer retratos. Entre ellos, los retratos dobles son extraños y siempre divididos en dos telas diferentes, como el Retrato ecuestre de Anton Giulio Brignole-Sale.

Tras la muerte de su hermana, vuelve a Amberes donde entra al servicio de la archiduquesa Isabel Clara Eugenia de Habsburgo, hija de Felipe II y regente de los Países Bajos. En septiembre de 1631, van Dyck recibió en su taller a la reina de Francia, María de Médici, a la que retrató junto a su hijo menor.

Cuando contaba con unos 40 años, contrae matrimonio con Mary Ruthven. Al morir Rubens, en el año 1640, se le ofrece volver a Amberes para dirigir el taller de su maestro, pero le comentan que el  rey de Francia, Luis XIII, está buscando a un pintor para decorar las salas principales del Palacio del Louvre, aunque al final fueron NicolasPoussin y a SimonVouet quienes realizaron los trabajos de decoración.

Anton Van Dyck tuvo que volver a Londres por motivos de salud. El rey le envió a su médico personal, a quien le ofreció 300 esterlinas si lograba salvarle la vida a su pintor. Al verse tan enfermo, hizo un testamento a favor de su mujer, su hija y otra hija que tuvo en Amberes. Finalmente, falleció el  9 de diciembre de 1641 en su casa de Blackfriars.

Imágenes| Wikipedia