miércoles, 8 de febrero de 2017

El robo de un cubo que enfrentó a Güelfos y Gibelinos

En el tenso ambiente que se respiraba entre las ciudades italianas de la Edad Media, un cubo desencadenó toda una guerra entre Bolonia, territorio de güelfos, y Módena, partidaria de los gibelinos

El cubo que ocasionó la guerra
A consecuencia de la pérdida de los territorios del norte de Italia que sufrió el Sacro Imperio Romano, que dio lugar a la aparición de ciudades que ante el vacío de poder se organizaron en ciudades-estado gobernadas por poderes locales y enfrentadas entre sí por los recursos y el comercio, el emperador Federico consideró que tenía derechos legítimos sobre los terrenos por haber formado parte del Imperio con anterioridad mientras el papa alegaba tener derechos espirituales sobre ellos. 

Así, el emperador comenzó un avance imparable por las ciudades de Milán, Tortona, Pavía, Bolonia y La Toscana hasta que fue derrotado por la Liga Lombarda en 1176. Ante esta derrota Federico fue expulsado de Italia, pero para entonces las ciudades ya habían decidido tomar partido bien por el emperador -los llamados gibelinos- y los que apoyaban al pontífice -los güelfos-.

Los enfrentamientos se sucedieron entre las ciudades siendo el punto caliente la brecha formada entre las ciudades de Módena, gibelina, y Bolonia, güelfa, que estaban separadas por tan sólo cuarenta kilómetros de distancia.

En uno de los tantos conflictos que tenían lugar, los soldados de Módena, aprovechando el revuelo provocado por las masas de gente que huían, entraron en Bolonia y sustrajeron el cubo de un pozo de la ciudad. Teniendo en cuenta que este objeto contaba con un gran valor en cuanto a simbolismo cívico y que suponía la demostración de que podían pasar por la ciudad sin ser advertidos e incluso alzándose con un trofeo, Bolonia se apresuró a exigir la devolución del cubo y, ante la negativa de los modeneses, les declaró la guerra en noviembre de 1325.

Así sucedió la batalla de Zappolino en la que Bolonia contaba con una importante ventaja de infantería que, sin embargo, no evitó la sorprendente victoria de Módena y la posterior destrucción de las defensas de la ciudad boloñesa y la captura de algunos nobles.

Meses después, con el ánimo de restar tensión entre ambas ciudades, Módena devolvió a Bolonia algunas de las posesiones que le había arrebatado, pero no así el dichoso cubo que, todavía hoy, se conserva en el Palazzo Comunale de la ciudad.

Autora| Maya Jiménez Vado
Imagen| yahoo