miércoles, 15 de junio de 2011

La cueva 'multiusos' de los cazadores neandertales.

.
Las pruebas que acercan la inteligencia de los neandertales a la de los humanos modernos cada vez son más consistentes. Frente a quienes defienden que aquella especie extinta era incapaz de innovar y siempre repetían los mismos patrones de actividad, un nuevo trabajo, publicado en 'Quaternary International' y efectuado por el IPHES (Institut Català de Paleoecología Humana y Evolución Social)ha demostrado cómo eran capaces de utilizar un mismo espacio de formas diversas, como una auténtica 'sala multiusos'.

Esta sala se encontraba en lo que hoy es el abrigo Abric Romaní, un yacimiento de 300 metros cuadrados a las afueras de Barcelona que fue habitado entre hace 70.000 y 40.000 años por los 'Homo neanderthalensis'. Los investigadores del IPHES han encontrado hasta 20 niveles de ocupaciones y en algunos de ellos había varias zonas de hogar, en las que se hicieron fuegos.

"En este abrigo ha habido ocupaciones muy sencillas, probablemente de unidades familiares que hacían un solo fuego, hace 40.000 años, hasta otros grupos mucho más complejos, en los que había varios hogares funcionando a la vez", apunta Jordi Rosell, investigador principal en este trabajo.

Traslado de fragmentos.

Para comprobar si se trataba de hogares simultáneos o no, los paleontólogos se encontraron con que tenían que reconstruir un puzzle de más de 6.000 huesos de los animales que habían consumido los ocupantes (caballos, ciervos, grandes bóvidos y rinocerontes principalmente) y que han sido localizados a lo largo de las campañas de excavación. El objetivo era encajar todas las piezas que se pudiera y anlizar las posiciones que tenían cuando se encontraron.

"Ha sido un trabajo complicado, pero al final encontramos que en el nivel J, de hace 50.000 años, había restos de un mismo animal en diferentes hogares, lo que puede significar que compartían el alimento en un momento determinado", explica Rosell. Esta conclusión ya se presentó en el congreso del ICAZ 2011 (International Council of Archaeozoology), celebrado en París.

El hecho que de compartieran un espacio tan grande, según Rosell, indica que se trataba de grupos de muchos individuos que, además de compartir el alimento, se distribuían en el espacio en función de sus roles sociales, si bien se desconoce cuales eran.

Lo que sí se sabe es que Abric Romaní se encuentra en una vía natural por la que en primavera pasaban muchos caballos y que en otoño reunía a muchos ciervos para la berrea. "Bien podría ser que este abrigo fuera el lugar que escogían para cazar en esas épocas del año, y lo hacían en grandes grupos porque había suficiente comida", señala el paleontólogo catalán.

En niveles superiores, de hace 40.000 años, desaparecen los hogares simultáneos, lo que indicaría que ya los grupos de neandertales eran más pequeños. Hay que recordar que por aquel entonces la especie ya estaba en retroceso y acabaría por desaparecer hace unos 28.000 años.
.
Extraído de El Mundo