jueves, 4 de agosto de 2011

La apuesta por Orce.

La apuesta de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía por los yacimientos arqueo-paleontológicos de la cuenca de Orce es firme y decidida. Somos plenamente conscientes de que estos yacimientos son de los más singulares e importantes en el ámbito de la investigación del origen y evolución de la presencia humana fuera del continente africano.
 
La relevancia de los tres principales yacimientos de Orce (Barranco León, Fuente Nueva y Venta Micena) estriba, entre otros factores, en la posibilidad de aproximarnos a la reconstrucción paleoecológica de los primeros hábitats humanos del continente europeo, así como estudiar la evolución de la fauna y flora y la interacción con las comunidades humanas, ya que tanto por la variedad como por la densidad de vestigios paleontológicos se puede considerar como uno de los puntos de Europa más importantes para el estudio de este período geológico. Por estas razones se programó la redacción y ejecución de un proyecto de investigación cuyo ámbito fuese el de la Cuenca de Orce, desde un punto de vista contextual, y el de los yacimientos arqueológicos de Fuente Nueva 3 y Barranco León desde el punto de vista de la estricta intervención arqueológica.
 
Este proyecto, que se prevé finalice este año con una nueva intervención y la presentación de los resultados, cuenta con una inversión de 170.000 euros. A grandes rasgos podemos decir que las líneas prioritarias de este proyecto han sido, entre otras, la cronología de la expansión humana hacia Europa; las razones y contextos ecológicos en los que se expandieron los grupos humanos; la tecnología que desarrollaron en su expansión; la capacidad de interacción con el medio ambiente y competencia con otros animales y la capacidad de obtención de alimento y su dieta. Todo ello para construir un modelo que sirva de referencia a Europa occidental.
 
Una amplia red de investigadores ha hecho posible que el proyecto abarque así, en estos dos años, los aspectos esenciales y más importantes de la ocupación y evolución cultural y material del hombre en esta unidad territorial y cultural tan singular en Andalucía y Europa, bajo unos mismos criterios científicos cuyos resultados podrán ser parcialmente contrastados con los del equipo de investigación del Instituto Geológico y Minero Español que trabaja en el yacimiento cercano de Fonelas P-I.
 
Una de las bazas principales era aprovechar de manera integral todas y cada una de las importantes investigaciones realizadas en el pasado por los diferentes equipos que han intervenido en los yacimientos, desde una perspectiva amplia que integrara la presencia humana en la paleoecología del momento. Por ello se decidió abordar la investigación en esta fase a partir de los dos yacimientos arqueológicos que facilitan la mejor comprensión de los contextos: Fuente Nueva 3 y Barranco León.
 
La confirmación a través del registro fósil de la presencia humana arcaica en el territorio de Orce es un paradigma superado, ya que la citada presencia está más que acreditada por la recuperación de industrias líticas en contextos estratigráficos. Por todos estos motivos, se han escogido como lugares de intervención para esta fase de la investigación los dos yacimientos citados, al tiempo que serán objetos de estudio las colecciones recuperadas y custodiadas en el Museo Arqueológico de Granada.
 
Los magníficos resultados de las excavaciones llevadas a cabo avalan científicamente las decisiones tomadas respecto a la intervención, que además ha contado con la presencia de alumnado de los postrados de arqueología de las universidades andaluzas, que están llevando a cabo sus tesis doctorales sobre los resultados científicos de estos yacimientos y que empiezan a conformar una nueva generación de investigadores andaluces especializados en esta temática. Entre las competencias de la Consejería de Cultura está la tutela del patrimonio histórico de Andalucía que comprende la protección, la conservación, la investigación y la difusión del mismo. Estas son las prioridades y los argumentos que guían a la administración cultural en la intervención en los yacimientos arqueo-paleontológicos de la zona, desde la prudencia, la serenidad y el conocimiento científico riguroso y de excelencia.
 
La investigación, elemento indispensable y crucial para la protección y la conservación de los bienes patrimoniales, tiene ya un largo recorrido y recientemente han visto la luz dos publicaciones: 'Ocupaciones humanas en el pleistoceno inferior y medio de la Cuenca de Guadix-Baza', editada por la Consejería de Cultura, y 'Les industries litigues archaiques de Barranco León et de Fuente Nueva 3. Orce bassin de Guadix-Baza', publicado por el CNRS francés. El proyecto en ejecución también ha iniciado su andadura en la transmisión del conocimiento con diversas publicaciones en revistas especializadas.
 
Protección como BIC.
 
Paralelamente a la labor de los grupos de investigación, la Administración debe construir desde bases sólidas la protección de los bienes patrimoniales. En este sentido, la Dirección General de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura acaba de incoar el procedimiento para proteger como BIC, con la tipología de Zona Arqueológica la Cuenca de Orce. Esto ya se hizo en 2008 con la declaración como Zona Arqueológica del yacimiento de Cúllar-Baza I y se hará próximamente con el de Huéscar I. Además, se va a facilitar la gestión de la zona arqueológica mediante la creación del Enclave Arqueológico de los Yacimientos Arqueo-paleontológicos de la Cuenca de Orce, que tendrá su sede en el Palacio de los Segura y que ya dispone de personal adscrito de la Junta de Andalucía.
 
Con este mismo criterio de reflexión nos enfrentamos a la planificación de las actuaciones para la zona en el futuro, precisamente el mejor instrumento de planificación es la elaboración de un Plan Director. Los planes directores son documentos que se realizan desde el conocimiento, el debate y la implicación de distintas administraciones e instituciones que comparten su preocupación por la gestión sostenible de estos lugares. La elaboración de planes directores, como el del Patronato de la Alhambra y el Generalife o los del Conjunto Arqueológico de Itálica y el Conjunto Arqueológico de los Dólmenes de Antequera, próximos a concluir, suponen muchos meses de trabajo y de reflexión en los que se valoran las fortalezas y debilidades de estos lugares, se planifica la conservación, la investigación y la difusión, se establecen vínculos con otras administraciones y con los agentes territoriales y se exponen a la opinión pública las conclusiones para que se pueda construir desde la cooperación y el debate.
 
En la actualidad, la elaboración del plan está avanzando y precisamente esa es la oportunidad que tenemos de actuación y de colaboración, mirando al pasado lo estrictamente necesario y sin negarnos ninguna posibilidad en el futuro, pero sin menospreciar ni desdeñar la eficacia de ese instrumento de planificación que tan buenos resultados está dando en otros lugares patrimoniales. La propia confección del plan supondrá la puesta en práctica de diversas actuaciones en el ámbito del conocimiento y la comunicación, que harán que estos yacimientos se integren en la vida cotidiana de las poblaciones de esta zona y que facilitará la toma de decisiones consensuadas entre los distintos agentes.
 
Las intervenciones que en los últimos años se han producido en los yacimientos arqueo-paleontológicos de Orce han estado siempre motivadas por criterios científicos y técnicos, y así va a seguir siendo. Es obvio que en el futuro, y dentro del desarrollo del mencionado Plan Director, se planteará la excavación de los otros yacimientos del territorio en cuestión pero, de nuevo, serán los criterios científicos y técnicos los que determinen las estrategias de actuación. Por su parte, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, plenamente consciente de lo que estos yacimientos pueden suponer no sólo en el ámbito de la investigación científica a nivel mundial sino también como recurso excepcional para la zona, va a seguir trabajando de forma incansable por ellos, desde el diálogo y sobre las bases sólidas de la investigación científica.
.
Extraído de Ideal