miércoles, 14 de septiembre de 2011

Evolución y socialización (2).

Por Eudald Carbonell

Lo hemos expresado muchas veces, no se trata de divulgar sino de integrar en el conocimiento  los mecanismos que permiten la construcción científica, de manera que todos seamos capaces de poder abordar críticamente los nuevos avances a través de un pensamiento lógico y dialéctico de base empírica. Difícilmente seremos capaces de ejercer socialmente desde la especie de humanos progresistas y progresivos, sin una información y formación científica.

Por lo tanto, la socialización la entendemos como una forma de readaptación humana a su propio proceso de crecimiento en el planeta. La formación, el conocimiento y la educación científica han de formar parte integral de la organización cultural de todos los especimenes humanos independientemente de la edad, del sexo o de las creencias, en caso de que las haya.

No debemos vernos a nosotros mismos bajo el prisma de los que saben y conocen, y de los que no sabemos, pero tampoco podemos aprender. Esta visión deja en manos de las élites el poder para convertir las relaciones humanas en una forma de alienación inconmensurable en el futuro como lo fue el analfabetismo en el pasado. La historia se repite y no sé si en esta ocasión se acabará en tragedia, lo que si está claro es que avanzar hacia modelos congruentes con nuestro proceso, sólo se puede hacer incrementando la sociabilidad a través del conocimiento científico, un hecho de lo más humano de todo lo humano, en el futuro de nuestra especie.

Lo que decimos no se mueve en el campo de la iluminación ni de la especulación, sino que lo afirmamos conscientes de que solamente con una forma de conocer y de compartir como la que proponemos podemos romper con el continuum de desinformación científica secular en la historia del ser humano. Contemplar a éste como producto de la evolución de la naturaleza, no nos impide entenderlo como una aceleración espacio-temporal de la misma. Ha sido el conocimiento y el pensamiento surgido de la conciencia social lo que nos ha permitido poder analizarnos como sujetos históricos.  No cabe duda de que una buena socialización de la ciencia puede ser el elemento que haga exponencial la aportación individual al progreso social de la especie.
.
Extraído de El Mundo