sábado, 8 de septiembre de 2012

El patronazgo artístico en el reino de León y el reino de Castilla.

La investigación realizada en la Universidad de León ha permitido realizar un catálogo muy amplio de obras ligadas a Blanca de Castilla.

Imagen de Blanca de Castilla supervisando la educación de su hijo. 
'Las reinas y el arte. El patronazgo artístico de Blanca de Castilla', es el título de la tesis doctoral realizada por María Pellón Gómez-Calcerrada y dirigida por María Victoria Herráez Ortega, catedrática de Historia del Arte, de la Universidad de León.

La investigación, llevada a cabo en el seno del Departamento de Patrimonio Artístico y Documental de la Universidad de León, trata de este personaje histórico desde distintas ópticas, principalmente desde su papel como promotora de obras de arte. Se inscribe en el proyecto de I+D “El patronazgo artístico en los reinos de León y Castilla durante la Edad Media. El papel de la monarquía”, dirigido por la doctora Herráez.

Los estudios sobre patronazgo artístico han contado con una mayor dedicación y difusión a partir de los años 80 y 90 de la pasada centuria. Años antes, a mediados de siglo, comenzó a gestarse una bibliografía ligada a las reinas medievales. En este tipo de monografías normalmente se resaltan los valores y las características de estas damas, en algunas ocasiones ligadas al plano artístico. Entre las primeras que gozaron de un reconocimiento de manera individual en este sentido encontramos a la reina hispana Isabel I y a la reina inglesa Leonor de Aquitania. Precisamente la nieta de esta última es la protagonista de este trabajo.

Los padres de doña Blanca fueron los reyes de Castilla, Alfonso VIII y Leonor de Plantagenet, y su nacimiento se sitúa en Palencia hacia 1188. Cuando la infanta contaba con tan solo doce años, su abuela materna visitó tierras hispanas para recogerla y acompañarla en el viaje que la llevaría a Francia de forma permanente. Dicho viaje tenía como principal objetivo su enlace matrimonial con el heredero de Francia, el príncipe Luis, para poner fin a algunos conflictos internacionales entre la casa real inglesa y la francesa.

De la unión de ambos nacería el rey Luis IX, más conocido como san Luis. En los primeros años en la corte del reino galo, Blanca de Castilla se limitó a su propia formación y a la educación de sus descendientes. Solamente tras el momento de su coronación, en 1223, comenzó a tener un protagonismo en la corte francesa.

En esos años fue la responsable del encargo de algunos libros minados, como las biblias moralizadas que hoy se conservan en varias bibliotecas europeas. En 1226 se quedó viuda y tuvo que hacerse cargo de manera temporal de la gestión y del gobierno del reino galo, ya que su hijo todavía era menor de edad. Cuando Luis IX alcanzó la mayoría, la reina madre pudo dedicarse plenamente a cuestiones artísticas.

Objetivos.

En esta investigación realizada en la Universidad de León se fijaron como primeros objetivos localizar las obras que encargó y promocionó Blanca de Castilla de forma directa e indirecta, además de elaborar un catálogo con las obras de arte que se pueden relacionar con doña Blanca y descartar aquellas que se le han atribuido erróneamente.

Como tercergran objetivo se pretendía conocer el papel de la reina en cada una de sus promociones así como reconocer las principales motivaciones que llevaron a Blanca de Castilla a desarrollar sus empresas artísticas.

Además la investigación pretendía valorar la influencia del patronazgo artístico de su familia y de los acontecimientos históricos de la primera mitad del siglo XIII en Francia, en el arte promocionado gracias a la reina doña Blanca.

Resultados.

Gracias al análisis de una variada documentación, que va desde las cuentas reales contemporáneas, a las crónicas del periodo o a las propias manifestaciones artísticas que han llegado a nuestros días, se ha podido realizar un catálogo muy amplio de obras ligadas a Blanca de Castilla.

Entre ellas podemos citar la arquitectura religiosa, en concreto su estrecha colaboración con las abadías cistercienses, como las de Maubuisson o Lys, o las artes suntuarias, como los tejidos y la orfebrería. A través de esa misma documentación se pueden discernir los tipos de actuación de doña Blanca, como las fundaciones, los encargos, la subvención de obras o los regalos. De la misma manera, podemos valorar las motivaciones que hicieron posible dichas obras de arte, principalmente divididas en cuatro apartados: la devoción, la didáctica, la política y la necesidad. Su motivación propagandística o política se pone de manifiesto especialmente por la heráldica castellana, incluida en numerosas obras francesas del segundo cuarto del siglo XIII.

.....
La devoción, la didáctica, la política y la necesidad 
eran las motivaciones de las obras de arte.
.....

A lo largo de la investigación ha habido varias dificultades. La documentación original se conoce en la mayoría de las ocasiones a través de copias y su análisis resulta complicado al estar los registros escritos en latín medieval. La lectura de las crónicas también es compleja por su redacción en francés medieval.

A pesar de la abundancia de fuentes, las referencias a las obras artísticas son parcas en detalles, lo que dificulta el análisis de las piezas. Además, se han conservado muy pocos restos del listado total de obras impulsadas directamente por Blanca de Castilla, de ahí que se hayan tenido en cuenta otras obras coetáneas para poder conocer su posible aspecto.

Este trabajo ha sido posible gracias a la concesión de una beca de Formación de Personal Investigador (FPI) del antiguo Ministerio de Educación y Ciencia, la cual ha permitido realizar tres estancias breves en París, en el Institut National d’Histoire de l’Art (INHA) y en el École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS), acogidas por lasdoctoras Fabienne Joubert y Adelique Rucquoi, respectivamente. 

En París es donde se encuentra toda la documentación, la bibliografía y las obras sobre las que se basa la Tesis. Dicha formación se ha completado con la asistencia a numerosos congresos, cursos y coloquios, a nivel nacional e internacional, y con la visita a los principales museos que guardan piezas vinculadas al entorno de la reina y a los monumentos del periodo estudiado.



Extraído de León Noticias