domingo, 30 de septiembre de 2012

Los arqueólogos rescatan el cementerio milenario de Almuñécar.

Se trata de una Necrópolis fenicio-púnica con 132 tumbas que datan de entre los siglos VII y I a. C. descubierta en 1992 · Desde el año 1993 no se había excavado en la zona.

Necrópolis fenicio-púnica de Almuñecar.
Tras muchos años de abandono y sostenido deterioro, la necrópolis fenicia-púnica Puente de Noy de Almuñécar está siendo recuperada como elemento patrimonial y también como atractivo turístico. Dos arqueólogos, apoyados por operarios del Ayuntamiento, están realizando un intenso trabajo de limpieza en el yacimiento, que consiste fundamentalmente en la retirada de materia vegetal, ya que habían llegado a crecer árboles dentro de los propios fosos de enterramiento.

El trabajo del equipo comenzó con un diagnóstico de la situación. Según su jefe, Eduardo Cabrera, "el estado en que estaba era totalmente deplorable, porque como mínimo en un plazo de tres años no se había tocado". El arqueólogo resaltó "la cantidad de elementos vegetales que había, incluso árboles como higuerones que habían nacido dentro de las tumbas". 

La necrópolis está dividida en cuatro zonas diferentes, y esta semana se está interviniendo en la última de ellas, por lo que en los próximos días ya podrá ser visitada "decentemente" por el público, según indicó Cabrera. En total habrá sido un mes de trabajo para adecentar un recinto de alto valor histórico, ya que se trata de unos enterramientos datados entre los siglos VII y I a.C. 

Este milenario cementerio, que consta de 132 tumbas, se sitúa en una colina ubicada al oeste de la ciudad, junto al IES Antigua Sexi. Se descubrió en 1979, y tras tres años de campañas arqueológicas se dio a conocer en 1982. Tuvo una nueva intervención en 1993, y desde entonces no se volvieron a realizar excavaciones. 

Las competencias sobre este yacimiento corresponden a la Junta de Andalucía, aunque el Ayuntamiento no había realizado en los últimos años ninguna labor de mantenimiento, a excepción de la retirada de los antiguos toldos que la protegían, destrozados por el paso del tiempo. Hace algunos meses la entidad local solicitó los permisos necesarios de la Consejería de Educación y Cultura de la Junta para llevar a cabo los trabajos. Según Cabrera, la falta de atención que ha sufrido este yacimiento ha deteriorado numerosas tumbas, ya que "su estructura y perfiles, al ser la roca muy débil, se han venido abajo, y las raíces los han ido socavando. Hay tumbas que ya no tienen forma y sólo hay un agujero". 

Citando a su colega Federico Molina, responsable de Arqueología del Ayuntamiento de Almuñécar durante casi tres décadas, Eduardo Cabrera afirmó que "hay zonas sin excavar, lo que no se ha podido hacer por dificultades de tiempo o económicas. Hay una superficie entre las zonas B y C que todavía está sin excavar, y ahí queda el reto a largo plazo". 

No ha sido ésta la única actuación realizada por el equipo arqueológico durante la temporada estival, pues también ha intervenido en otros puntos arqueológicos del centro urbano que sufrían "dejadez". La intención es seguir trabajando en todos ellos en los próximos meses a través de tareas de mantenimiento para evitar situaciones que los pongan en riesgo.

Extraído de Granada Hoy