viernes, 5 de octubre de 2012

La biblioteca de egiptología del Departamento de Histroia Antigua de la Universidad de Sevilla, es una joya única.

En la fotografía, el profesor de Historia Antigua José Miguel Serrano.
La US es una de las pocas universidades españolas que cuenta con estos fondos bibliográficos.  El descubridor de la ‘Dama de Baza’, precursor de este archivo.

Dentro de los Departamentos de Historia Antigua de las universidades españolas, la egiptología es una rama sobre la que profundizan pocos estudios y líneas de investigación. Esta cuestión está muy relacionada con la falta de un fondo bibliográfico que permita, al menos, iniciar estos trabajos. La Universidad de Sevilla puede sentirse orgullosa de tener una de las pocas bibliotecas universitarias españolas dedicadas a la egiptología, siendo además una de las que más calidad y volúmenes atesoran.

Los orígenes de este fondo se remontan a los años 70, con la llegada a la Universidad del que fuese catedrático de Historia Antigua, el profesor Francisco José Precedo, descubridor de la famosa ‘Dama de Baza’. Este profesor,  también fundador del grupo de Historia Antigua, era uno de los pocos orientalistas que había en el ámbito académico universitario español de las décadas de los 60 y 70, un experto en el Antiguo Oriente y Egipto, y sobre esta especialidad empezó a conformar dicha biblioteca. Una iniciativa que han continuado los profesores del departamento.

Legado de Francisco José Precedo.

Uno de esos profesores responsables de continuar con la hermosa labor iniciada por el profesor Precedo es el profesor de Historia Antigua José Miguel Serrano, actual director de la sección. “La labor de Francisco José  Precedo fue encomiable para formar la base de lo que hoy día tenemos. Este tipo de bibliotecas son muy raras en el ámbito español, debido a que los profesores de estos departamentos no suelen especializarse en la historia del Antiguo Oriente”.

Actualmente, el archivo es “uno de los más relevantes a nivel nacional, ya que sus volúmenes y revistas son de las más demandadas dentro del servicio de préstamo interbibliotecario universitario, junto con las de la Universidad Complutense y la Universidad Autónoma de Madrid. La diferencia de nuestra biblioteca respecto a la de las universidades madrileñas es que nuestros fondos se encuentran reunidos en una sola biblioteca, mientras que en ellas los tienen dispersos en varios centros”, añade el investigador.

El archivo de la Universidad de Sevilla cuenta con más de 1.000 libros y 30 revistas especializadas. Una compilación de material de egiptología que se ha ido formando alrededor de los estudios de los profesores del departamento. “Hay libros sobre muchos temas, pero destacan las partes dedicadas a documentos originales, excavaciones arqueológicas y campañas en yacimientos importantes como los de Menfis, Tebas o Saqqara, además de material papirológico y epigráfico, si bien el 40% del fondo está dedicado a la religión”, explica el profesor Serrano.

La biblioteca de egiptología también es vivero de varias tesis y trabajos. A pesar de que el departamento de Historia Antigua tiene un tamaño modesto (lo integran una docena de profesores), actualmente tutorizan los trabajos de tres doctorandos y media docena de proyectos de iniciación a la investigación sobre egiptología. Proyectos que nutren tesis doctorales que se han leído en la Facultad de Historia de la Universidad de Sevilla y han obtenido prestigio internacional, como la tesis y posterior publicación “La imagen de los niños en las tumbas tebanas de la dinastía dieciocho”, de Miriam Seco, trabajo que  actualmente engrosa la biblioteca de egiptología.

Extraído de Universidad de Sevilla