jueves, 28 de noviembre de 2013

Las piedras de Stonehenge fueron extraídas de un lugar más lejano del que se creía.

Fotografía aérea del conjunto megalítico de Stonehenge.
Richard Bevins, responsable de Geología del Museo Nacional de Gales, ha realizado un estudio geoquímico comparativo de las piedras del conjunto de Stonehenge y ha obtenido unos resultados interesantes. Siempre, desde los años 20, se había pensado que el origen de las piedras de este conjunto megalítico estaba en Carn Meini, en Gales. Así lo estableció el renombrado arqueólogo Herbert Henry Thomas. Sin embargo, según este último estudio realizado por Bevins, resulta que fueron extraídas en Carn Goedog, un kilómetro y medio más lejos de lo que se pensaba.

Lo cierto es que este descubrimiento de Bevins no cambia mucho la situación, ya que ambas canteras se encuentran a una distancia superior a 300 km de Wiltshire, cerca de Salibury, donde se halla Stonehenge desde hace unos 4.500 años. Nos falta descubrir la forma en que fueron transportadas las enormes piedras, ya sea desde Carn Meini o desde Carn Goedog, hasta su lugar actual. ¿Las transportaron los hombres del Neolítico con su esfuerzo o ya estaban allí desde que las arrastrara algún viejo glaciar? Quedamos a la espera de otros estudios que arrojen más luz.