miércoles, 20 de noviembre de 2013

Se descubre una ciudad cananea del siglo XIV a.C. debajo de la bíblica Tel Gezer.

Restos arqueológicos de la antigua Tel Gezer. Crédito: Samuel Wolff
Debajo de la bíblica Tel Gezer, ubicada en Israel, a medio camino entre Jerusalén y Tel Aviv, se ha descubierto una antigua ciudad del siglo XIV a.C. La datación de la nueva urbe es clara porque se ha localizado fósiles guía como cerámicas filisteas, un escarabajo del faraón Amenofis III, sellos-cilindros y algunas herramientas de piedra.

La antigua ciudad se asentó en un cruce de caminos de la Vía Maris y la ruta que llevaba hacia Jerusalén y Jericó. Era un punto de paso estratégico entre África y Asia. Conectaba Egipto, Siria, Anatolia y Mesopotamia, y por ese motivo hubo una gran competencia, a lo largo del tiempo, por el control de esta ciudad fortificada y por su sistema de aguas. "Siempre ha cambiado de manos a lo largo de la historia", dice Steven Ortiz del Seminario Teológico Bautista del Suroeste, ya que se trata de un punto estratégico de las antiguas rutas comerciales muy disputado desde la Edad del Bronce.

El colapso de la ciudad llegó cuando, en época romana, las rutas comerciales se modificaron y dejaron de pasar por Tel Gezer. Más tarde fue conquista y destruida, y nunca más se reconstruyó.