viernes, 28 de marzo de 2014

"Vitoria fue más importante de lo que nunca hubiéramos imaginado".

La obra ‘Arqueología e historia de una ciudad. Los orígenes de Vitoria-Gasteiz’, del catedrático Agustín Azkarate, se presenta como «una revolución» en el conocimiento sobre la ciudad.

En el siglo XII, Vitoria ya estaba amurallada.
Vitoria no fue «una aldea más». Las investigaciones arqueológicas desarrolladas en la ciudad durante casi 20 años y que se plasmarán en seis tomos con las firmas del catedrático Agustín Azkarate y el arqueólogo José Luis Solaun –los dos primeros libros se encuentran ya a la venta– constatan que ‘Gastehiz’ tenía ya en su origen «una relevancia regional». «Era más importante de lo que nunca hubiéramos imaginado», reconocen sus autores sin obviar que ese papel de referencia se ha mantenido hasta hoy como capital de Euskadi. La obra, que espera cerrarse con la edición de los dos últimos volúmenes en 2017, supone «un antes y un después en la historiografía» de la urbe.

Azkarate ha recalcado durante la presentación de los primeros tomos, ‘Arqueología e historia de una ciudad. Los orígenes de Vitoria-Gasteiz’, de 726 páginas, el valor del «trabajo meticuloso» llevado a cabo por el centenar de profesionales que han participado en esta investigación. Entre todos han removido y analizado «5.000 metros cuadrados de tierra». Su estudio, y sobre todo sus conclusiones, se consideran «una revolución» en el conocimiento de la capital vasca porque «hasta ahora no sabíamos prácticamente nada». 

Tanto el diputado general, Javier de Andrés, como la teniente de alcalde, Idoia Garmendia, han compartido la importancia de esta labor que ha durado casi dos décadas y han destacado el papel de las instituciones en la defensa del patrimonio. Ambos, además, han puesto en el centro de ese trabajo la rehabilitación de la catedral de Santa María como motor de esas investigaciones. «Ha contribuido a conocer y reconocer nuestros orígenes, a dignificar el Casco Medieval y a aportar otro elemento más de orgullo de ciudad», ha argumentado la concejala.

Vía: El Correo