martes, 26 de agosto de 2014

Hallan en Malta los restos de un barco fenicio del año 700 antes de Cristo.

Se han encontrado además medio centenar de ánforas de diferentes tipos y piedras de moler.

Hallan en Malta los restos de un barco fenicio del año 700 antes de Cristo.
El ministro de Cultura y de Justicia de Malta, Owen Bonnici, anunció ayer el hallazgo de los restos de un barco fenicio datado en el año 700 antes de Cristo que a su juicio podría ser el pecio más antiguo localizado en el Mediterráneo.

Aunque su ubicación exacta no va a ser revelada por el momento, Bonnici sí señaló que el barco se encuentra a unos 1,6 kilómetros de la costa de Malta y a una profundidad de 120 metros. Para el Gobierno de Malta se trata de un acontecimiento histórico, según recoge el diario The Malta Independent.

Entre los restos del barco fenicio se han hallado también unas 50 ánforas de siete tipos diferentes, lo que indica que el buque había pasado por distintos puertos, así como piedras de moler de lava de unos 35 kilos cada una que formaban parte de la carga, señala el Times of Malta. El sitio está siendo explorado por parte de los expertos del proyecto Groplan, financiado por la Agencia Nacional Francesa de Investigación.

Uno de los investigadores del proyecto explicó que se trata de un típico barco fenicio de los que hacían paradas en Cerdeña y Malta para vender su carga. Los fenicios fueron los grandes mercaderes de la antigüedad. Desde el actual Líbano viajaron por todo el Mediterráneo entre los siglos X y V a. C.

El naufragio está bien conservado y, mediante nuevas herramientas de desarrollo de software que compilarán los datos, proporcionará valiosa información que se incluirá en el Inventario Nacional de Bienes Culturales de la isla de Malta, un registro de los bienes culturales en Malta.

El descubrimiento se mantuvo en secreto hasta se llevaron a cabo los estudios necesarios en el ámbito del Proyecto Groplan, que tiene por objeto desarrollar la fotogrametría bajo el agua, un sistema de grabación en 3D que facilita las investigaciones a los científicos.

Son socios de este proyecto el CNRS CCJ (Centro Nacional para la Investigación Científica Centro Camille Julian), el CNRS (Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia), el Departamento de Estudios Clásicos y Arqueología de la Universidad de Malta, la Superintendencia de Patrimonio Cultural, COMEX y la Universidad A&M de Texas (Estados Unidos), entre otros.

Vía: El Mundo