lunes, 1 de diciembre de 2014

Los fabulosos navíos de Calígula en el lago de Nemi.

Entre 1927 y 1929, los arqueólogos desecaron el lago de Nemi, al sur de Roma, para sacar a la luz dos grandiosos barcos del emperador Calígula.
Uno de los dos barcos de Nemi reflotados tras la desecación del lago en 1929. En la imagen se muestran los trabajos de restauración que se llevaron a cabo.
En el año 41 d.C., tras el asesinato de Calígula, el Senado de Roma ordenó que fueran destruidas todas sus obras, fruto de la desmesura y el derroche propios de su locura megalómana. Entre ellas se contaban dos barcos que Calígula había mandado construir como apéndice flotante de una villa imperial situada a orillas del lago de Nemi, un lago de origen volcánico a 33 kilómetros al sur de Roma. Se trataba de dos naves de más de 70 metros de longitud, lujosamente equipadas y dotadas de los más innovadores ingenios náuticos.
Tras su destrucción, los barcos de Nemi cayeron en el olvido, hasta el punto de que las fuentes clásicas nunca los mencionan. Sin embargo, de vez en cuando los pescadores sacaban a la superficie objetos antiguos enredados entre sus redes, y ello alimentó una leyenda popular sobre la existencia de barcos de dimensiones colosales en el fondo del lago.
Primeros intentos.
En 1446, Próspero Colonna, propietario del territorio de Nemi y Genzano, fue el primero en tratar de comprobar la veracidad de la tradición local. Confió la investigación al humanista e ingeniero León Battista Alberti, quien encargó la exploración del fondo del lago a los marangoni, buceadores profesionales de Génova. Éstos vieron un único barco de proporciones insólitas y para tratar de reflotarlo se construyó una plataforma flotante con máquinas dotadas de ganchos. Pero sólo se logró arrancar una parte del mismo, que se expuso durante años en Roma.
La admiración causada por aquel descubrimiento alentó los sucesivos intentos de hacer emerger la nave romana, que se creía obra de Tiberio o de Trajano. En 1535 Francesco de Marchi, al servicio de Alessandro de Médicis, se sumergió en el lago durante más de una hora gracias a un extraño artilugio inventado por Guglielmo di Lorena. Según narra De Marchi en Della architettura militare, logró extraer «tanta madera como para cargar dos mulos», además de «numerosos clavos de metal, tan brillantes y enteros que parecían fabricados aquella misma semana». Además de la quilla de la nave, de madera de ciprés, pino y alerce y recubierta con planchas de plomo y lana embadurnada de pez, vio en su interior suelos de ladrillo y esmalte y restos de algunas estancias a las que no pudo acceder.
Tarea de buceadores.
El siguiente proyecto de recuperación de las naves de Nemi surgió casi tres siglos más tarde, poco después de que se inventara la campana de Halley, el más novedoso medio de larga inmersión de la época. En septiembre de 1827, por iniciativa de Anessio Fusconi, ocho buceadores se sumergieron en una de estas campanas, movida desde la superficie por cinco grúas. Durante veinte días extrajeron «dos medallones de pavimento, uno de pórfido de Oriente y otro de serpentino, trozos de mármol de diversas calidades, esmaltes, mosaicos, fragmentos de columnas metálicas, clavos, tuberías de terracota», además de numerosas vigas de madera que el propio Fusconi vendió en forma de bastones, pitilleras o souvenirs varios para financiar un proyecto que acabó apenas cambiaron las condiciones atmosféricas.
En 1895, el gobierno italiano promovió una nueva exploración de los restos arqueológicos de la zona de Nemi, entonces propiedad de la familia Orsini. Bajo la dirección de Elisseo Borghi y con buceadores profesionales se corroboró la posición del barco, ya descrita en el siglo XVI. La popa estaba sumergida a siete metros de profundidad, mientras que la proa se hallaba encallada a 14 metros. Los arqueólogos comprendieron que cualquier intento de extraer la nave por medio de grúas conllevaría su inmediata destrucción. Además, ese mismo año apareció un segundo pecio, a unos cientos de metros de distancia y a 19 de profundidad.
Vaciar el lago.
Se llegó a la conclusión de que el único medio de rescatar las naves era desecar parcialmente el lago, pero para ello hubo que esperar varias décadas. En 1927, Guido Ucelli, director de una compañía milanesa de bombas y turbinas hidráulicas, prestó los instrumentos necesarios. Mediante grandes centrifugadoras, las aguas del lago fueron aspiradas y llevadas al emisario de Nemi, un conducto subterráneo de 1.650 metros usado en época romana para regular el nivel de las aguas y mantener a salvo el vecino santuario de Diana. En 1928 se inició la excavación. Durante la primavera del año siguiente, miles de curiosos acudieron a admirar la magnificencia y avances técnicos del primer barco rescatado.
La vasta operación concluyó con la exposición de los dos barcos en el gigantesco Museo de las Naves, construido al mismo tiempo en Nemi, pero sólo pudieron admirarse algunos años. La noche del 31 de mayo de 1944 un incendio devastador, alimentado con la madera de los barcos,  los dejó convertidos en cenizas. Unos culparon del desastre a destacamentos alemanes en retirada; otros, a ladrones que buscaban el plomo de las embarcaciones. De las gigantescas naves de Calígula sólo se salvaron los bronces más preciados, que poco antes se habían puesto a salvo en Roma, donde aún hoy se exponen.
Para saber más: Barcos de Nemi

Vía: Elena Castillo Ramírez en Historia NG nº 130