martes, 3 de noviembre de 2015

La soledad de Homo sapiens

De las cinco especies humanas que coexistían hace ochenta mil años, sólo quedamos nosotros. Te contamos las diferentes teorías que baraja la comunidad científica para explicar cómo ocurrió

Cinco linajes humanos llegaron a coexistir en nuestro planeta
Actualmente todas las personas que habitamos este planeta nos encontramos en el mismo punto de la evolución. Independientemente de nuestras diferencias raciales o étnicas pertenecemos a una misma y única especie humana: Homo sapiens

Pero no siempre fue así.

Si nos trasladáramos a hace aproximadamente 80.000 años, encontraríamos a neandertales tiritando en una helada Europa, a denisovanos oteando las praderas siberianas, al diminuto Homo floresiensis cazando elefantes enanos en su pequeña isla mientras, no lejos de él, en Java, resistían los últimos Homo erectus. Quienes leemos estas líneas, los sapiens, andábamos en aquellos momentos caminando por las ardientes sabanas africanas. Ya veis, coexistían entonces cinco linajes diferentes de seres humanos y ahora sólo quedamos nosotros. Y la pregunta que nos puede surgir es ¿Cuál fue el proceso?

Antonio Rosas, desde el Centro Superior de Investigaciones Científicas, nos resume un poco las diferentes posibilidades que la comunidad científica baraja.

- Un modelo lineal según el cual nuestro género Homo atraviesan tres fases evolutivas ascendentes: de habilis a erectus y de erectus finalmente a sapiens.

- Un modelo multirregional nos indicaría que durante el último millón y medio de años sólo ha existido una especie humana. Y que ésta se fue diversificando geográficamente. Así, por ejemplo, los neandertales serían una especificación geográfica de Homo sapiens.

- Otra corriente más actual, conocida como modelo de reemplazamiento viene a explicarnos que África fue la cuna de la humanidad moderna (hace 160.000 años) y que desde allí saltó a colonizar el resto de los continentes.

- Finalmente va cobrando peso el modelo de asimilación que parte del anterior sosteniendo que los sapiens que salieron de África, conforme se van dispersando por otros lugares, van desplazando a las poblaciones autóctonas y bien terminan por extinguirlas o por asimilarlas genéticamente. Este modelo defiende la hibridación entre poblaciones arcaicas y modernas.

En cualquier caso, para este investigador la clave para entender nuestra posición actual como especie reside en que nos consideremos como parte de un proceso. Un proceso que además la Naturaleza aún no ha cerrado.

Así pues, resuelta al parecer la cuestión de quiénes somos y de dónde venimos nos falta por contestar la de a dónde vamos. Y la respuesta, que ya no se encuentra en los fósiles sino en nuestras manos, puede resultar maravillosa o preocupante.

AutorArqueoEduca
Vía| CSIC
Más InformaciónRosas, A. 2014. Especies humanas: la naturaleza evolutiva del hombre. Revista de Occidente, 392: 19-28.
Imagen| CSIC