lunes, 14 de diciembre de 2015

Descubren unos paneles de jeroglíficos intactos y una estela de época maya

Los arqueólogos encuentran unos paneles de jeroglíficos mayas intactos y estela bien conservada

Panel jeroglífico intacto época maya
Un equipo de arqueólogos del Proyecto Arqueológico Regional de La Corona en Guatemala, el mismo que en el año 2012 descubrió la segunda referencia conocida a la denominada como “fecha final” del calendario Maya, ha hallado recientemente un conjunto importante de paneles jeroglíficos. Asimismo ha descubierto una estela maya muy bien conservada que data del siglo V d. C. en la zona arqueológica de El Achiotal.

“Esta estela retrata a un temprano rey de uno de los períodos peor conocidos de la antigua historia maya”, dijo Marcello A. Canuto, director del Instituto de Investigación Centroamericano de la Universidad Tulane y co-director de las excavaciones en El Achiotal, junto con Tomás Barrientos de la Universidad del Valle de Guatemala.

Igualmente, Luke Auld-Thomas, estudiante de graduado de la Universidad Tulane, con fondos de subvención del Joven Explorador de National Geographic, ha descubierto un santuario que contenía fragmentos de otra estela rota. Según parece, los antiguos mayas habían construido dicho santuario para preservar la estela.

Arqueólogos mostrando la estela maya en la propia excavación
El epigrafista David Stuart, de la Universidad de Texas en Austin, ha calculado que la fecha de la estela se remonta al 22 de noviembre del año 418 d. C., una época de gran agitación política en la zona central Maya.

El equipo de La Corona también ha encontrado dos paneles más de jeroglíficos casi intactos. Según Canuto, “incluso conservan gran parte de la pintura roja brillante original”.

Del mismo modo, otro estudiante de graduado de la Universidad Tulane, Maxime Lamoureux St-Hilaire, ha descubierto otros paneles durante sus excavaciones en el palacio de La Corona. Afortunadamente, estos paneles no habían sido localizados por los saqueadores de yacimientos arqueológicos, ya que fueron instalados en una pequeña habitación hallada en una de las esquinas del palacio. Las inscripciones de los paneles hablan sobre los rituales de adhesión al poder real.

“El hecho de que tanto la estela como los paneles fueran preservados por los propios antiguos mayas, incluso mucho después de que fueran tallados, añade una nueva incógnita a nuestra interpretación de lo mucho que los antiguos mayas los valoraban y se esforzaban en preservar su propia historia”, añadió Canuto.