domingo, 10 de enero de 2016

Los primeros homininos

Los primeros homininos, cambio de paradigma en los estudios sobre la evolución humana

Fotografía del paleoantropólogo Antonio Rosas, al fondo un esqueleto de Neanderthal
Quince de Noviembre de 2015, Madrid, 19.00 horas, Charla en la Sala de Paleontología del Museo de Ciencias Naturales, el profesor Antonio Rosas presenta a la concurrencia su nuevo libro “Los primeros homininos”.

Tras la charla de más de dos horas, pero que a mí me parece increíblemente breve, salgo del Museo con mi ejemplar firmado, tan sólo tiene 122 páginas y pienso,… en dos días terminado.

Seis de enero de 2016, termino la lectura del libro, aunque con la sensación de que tendré que volver a leerlo de nuevo pronto.

El libro es innovador, valiente, desde el primer momento desmonta la falsa idea de que la evolución humana es algo lineal, ya en su portada tacha con una enorme equis roja la conocida secuencia lineal que discurre desde el australopithecus hasta el homo sapiens, donde nosotros aparecemos como el producto final, la supuesta “ especie elegida”.

Este texto nos propone un ejercicio de apertura mental: en vez de imaginar una sucesión ordenada, una línea recta en la evolución de nuestra especie, nos descubre un entramado complejo, nuestra perspectiva es ahora de 360º, nuestro modelo tiene múltiples caminos a través de los cuales llegaremos a las especies actuales de simios antropomorfos y entre ellas a la especie homo sapiens, encontrándonos en el camino vías abandonadas, tramos sin cartografiar y callejones sin salida.

Antonio Rosas nos habla del debate taxonómico, del porqué del cambio de nombre, puede que el nuevo término sea algo cacofónico, pero el reloj molecular y el registro fósil nos asevera que la familia de los homínidos (hominidae) incluiría a los géneros vivos Gorilla, Pan y Homo, a saber, gorilas, chimpancés y humanos quedando fuera del grupo el género Pongo (orangutanes).

Por este motivo el término correcto para designar a nuestra tribu, la tribu a la que perteneceríamos los humanos y cualquiera de nuestros antepasados directos es hominino (hominini).

Evidentemente no estamos ante un simple cambio de nombre, sino que estamos asistiendo a un cambio de paradigma en la disciplina de la Paleoantropología.

La extensión de la obra, corta en apariencia, da para mucho, centrándose en los simios del Mioceno, la aparición de la locomoción bípeda, el UAC (últimoantepasado común de humanos y chimpancés)  y finalizando con  un esquema filogenético de los homininos.

En definitiva un libro para leer a conciencia, releer, volver atrás, subrayar, pensar...y a mi juicio imprescindible en cualquier biblioteca.
           
Imagen| York