jueves, 24 de noviembre de 2016

El ejército chino de terracota (II)

Ríos de mercurio y una cúpula que imitaba el cielo

El ejército chino de terracota
En las descripciones se decía que en la cámara funeraria (excavada a más de 30 metros bajo tierra), se acumularon objetos preciosos sobre una base que simulaba los grandes ríos de China y bajo una cúpula que imitaba el cielo, todo rodeado por enormes cantidades de mercurio, lo cual ha sido probado con mediciones actuales. En los más recientes descubrimientos se han desenterrado, entre ambas murallas, fosos que contienen escribas equipados para su tarea, bailarines, acróbatas; en otro, músicos para que bailen cisnes y patos de bronce que se alinean al torno al cauce de un río; pequeños fosos donde mozos de establo cuidan cada uno de un caballo real.

El primer Emperador, en cuanto subió al trono, decidió darse ese nombre y ordenó que comenzaran a construir la que sería su tumba.

El historiador Sima Qian escribía en el siglo II a. C.:
Los miles y miles de condenados a trabajos forzados que lo construyeron, “perforaron la tierra hasta encontrar tres fuentes de agua y lo cubrieron de cobre. Una vez colocado el sarcófago, trajeron palacios, pabellones, edificios, artículos refinados y objetos raros y los enterraron hasta que se llenó. Se ordenó a los artesanos que fabricaran ballestas automáticas para que si alguien se acercaba se disparasen inmediatamente. Se utilizó mercurio para configurar los cien ríos, el río Yangzi, el río Amarillo y el mar, para que circulasen mecánicamente y se comunicasen entre ellos. Arriba se representaron los signos del cielo y abajo la configuración geográfica”.

Detalle del ejército chino de terracota
El Primer Emperador decidió hacerse acompañar en el más allá, por un ejército de figuras de terracota. La estatura media es de más de 1,80 metros, mucho más que lo que mide la población china en general. Las placas de armaduras son de piedra, porque en la tradición china se aleja a los espíritus con ellas.

En la tumba imperial trabajaron artesanos y, además, 700.000 deportados y muchísimos convictos.

El ejército de terracota cuenta en la primera fosa con 6.000 guerreros alineados en triple fila, tras los cuales hay 38 hileras de soldados de a pie. A su lado, 160 carros de combate.

En la segunda fosa, están los carros de combate guiados por cuatro caballos y se visualizan también 330 arqueros. La tercera fosa está alrededor de un carro de combate vacío, rodeado por oficiales de alta graduación.

El sistema de trabajo era el siguiente: la arcilla se obtenía del loess circundante, que se amasaba y preparaba. Cada una de las piezas entregadas por los maestros artesanos llevaba su nombre. Una vez que amasaban la arcilla, la estructura básica de todas las esculturas era la de los pies y las piernas en forma maciza para mantener con estabilidad al cuerpo. Asimismo, las manos, brazos y cabezas las hacían de forma separada y las añadían en el último momento. Se ha detectados hasta ocho tipos básicos de cara.

Otra perspectiva del ejército chino de terracota
Una vez realizado este trabajo, las piezas se cocían enteras y, seguramente, habría hornos enormes que todavía no se han podido hallar. Es posible que hayan sido destruidos en el momento en el que se arrasó con las edificaciones, cuando terminó la dinastía.

Cada uno de los soldados de barro cocido reproduce los rostros auténticos de todas las huestes y mandos. Por lo que se estima que un ejército entero posó para que se esculpieran las figuras.

El Emperador hizo ejecutar a todos los artesanos que participaron en la construcción de su tumba, y llevó a todos los soldados que habían posado a una guerra suicida, de modo que no pudieran contar nada de este majestuoso tesoro.

Este potente ejército que se hizo elaborar Qin Shi Huang Di, le resultaba imprescindible para asegurarse la existencia en el mundo de los muertos y continuar con su poder terrenal en la otra vida.

Bibliografía

El Primer Emperador de China, Jonathan Clements. 2002

El mundo chino, Jacques Gernet. 2005

Vía| Revistas y publicaciones, investigación propia (ver bibliografía)
Imagen| Wikipedia, Taringa

No hay comentarios :