sábado, 4 de marzo de 2017

‘Cursus Honorum’, el curriculum vitae romano

El cursus honorum o “carrera de los honores”, era la carrera política del ciudadano romano. En él aparecen todas las magistraturas, mandos y honores a los que podía aspirar

El senado romano, con Cicerón denunciando a Catilina, separado del resto
La instauración del cursus honorum se produjo durante la época republicana y se reguló en el 180 a.C. por la Lex Villia Annalis para evitar irregularidades. Los cargos, que empezaban por el menos relevante y luego iban ascendiendo, eran varios. Se trataba de una estructura jerarquizada, con magistraturas anuales y colegiales, es decir, que siempre había como mínimo un igual en cada una: dos censores, cuatro ediles (dos patricios y dos plebeyos), etc. A finales de la República, Sila introdujo nuevas reformas.

Durante el Imperio, el Senado asume el cursus honorum, pero creando paralelamente uno ecuestre, donde los miembros gozaban de más poder comandando legiones y gobernando provincias.

El orden de las magistraturas se establecía de esta manera:

- Tribuno militar: era el servicio como oficial de una legión.

- Cuestor: se encargaba de la contabilidad, la acuñación de la moneda y recaudación de impuestos en las provincias a las órdenes de los cónsules. El cargo daba acceso directo al Senado.

- Edil o Tribuno: su función era la del avituallamiento  de los mercados de la ciudad, la organización de los juegos y el mantenimiento del orden público, lo que hoy día equivaldría a un alcalde. El tribunado de la plebe se encargaba de defender los derechos del pueblo con el derecho de veto.

- Pretor: se encargaban de la administración de la justicia y podían gobernar provincias menores. La edad mínima para ejercer el cargo eran 40 años.

- Cónsul: era el mayor gobernante y comandante supremo (Imperium: la facultad para ejercer la autoridad), convocaba y presidía el Senado. También se encargaba de la política exterior. La edad mínima para ejercer eran 43 años.

- Censor: eran elegidos cada cinco años entre antiguos cónsules y pretores y sólo ejercían durante dieciocho meses. Realizaban el censo y actualizaban las listas de senadores y caballeros. También se encargaban de las subastas de las contratas públicos para reparación de calzadas, etc.

- Dictador: se trataba de una magistratura extraordinaria, con una duración de sólo seis meses, suspendiendo el poder de las demás magistraturas y concentrando el poder absoluto en caso de amenazas o desórdenes.

Bibliografía

GOMEZ PANTOJA, J. Historia Antigua (Grecia y Roma). Editorial Ariel, Barcelona.,2003.

GUILLÉN, J. Urbs Roma. Vida y costumbres de los romanos. Vol II. Editorial Sígueme, Salamanca, 2002.

Vía| Ver Bibliografía
Imagen| Wikipedia

No hay comentarios :