viernes, 21 de abril de 2017

¿Quieres saber cuál es uno de los palacios más bellos del mundo?

Se trata de un palacio que tiene una amalgama de elementos que le hacen único, además, está situado en un enclave privilegiado


El conjunto del Palacio da Pena en Sintra
El Palacio da Pena se construyó en Sintra durante el siglo XIX, tras varias fases constructivas.

Da Pena es el castillo romántico por excelencia que se levantó en el lugar donde se encontraba el convento de Nossa Senhora da Pena, destruido por el terremoto de 1755. En consecuencia, ese convento fue abandonado y expoliado cuando se abolieron las órdenes religiosas en 1834.

Fernando II rey de Portugal era un amante de las artes y de sus disciplinas. Se encargó de proteger el patrimonio adquiriendo bienes muebles para evitar que fueran saqueados, restauró numerosos edificios derruidos y concedió “préstamos” a la Academia para sufragar los gastos de las obras de arte.

El “rey artista”, es decir Fernando II, compró los bienes nacionales y se preocupó de salvaguardar incluso los monumentos de alrededor como es el caso del Castelo dos Mouros.

D. Fernando quería establecer en ese solar su residencia de verano y para ello llamó a un ingeniero alemán que estaba ejerciendo de director de minas en Portugal, y a Posidonio da Silva que tenía más experiencia constructiva. Wilhelm Ludwig von Eschwege se centró fundamentalmente en la parte defensiva del castillo ya que vio de cerca las restauraciones que hacía Schinkel de los castillos del norte de Europa, además recorrió numerosos países para impregnarse de lo que estaban haciendo otros. Por eso vemos en su obra una simbiosis de diferentes artes que conviven en un marco perfecto.

El rey quería una construcción especial y premeditada, que dejara volar la imaginación y donde se viera cierta fantasía, eso lo observamos en todo el conjunto. Von Eschwege crea un palacio de ensueño, situado en un enclave único donde se erige un edificio coronado por almenas salpicado de torres que le dan aspecto de fortaleza.

Las torres presentan planta cuadrada, la más llamativa es la torre del reloj rematada por merlones , que es una constante en el edificio, donde aparece representada la cruz de Cristo y además, está rodeada por torrecillas de vigilancia con capuchón.

Se reedificó la iglesia y se integró en el nuevo complejo, se crearon nuevas estructuras y se modificaron otras.

Pero lo más llamativo de este palacio es el pórtico alegórico de la Creación del Mundo y el pórtico do Tritão que imita a la puerta de la justicia de la Alhambra de Granada. Este pórtico aparece enmarcado por dos torres rematadas con almenas recubiertas de azulejos de influencia árabe.

Es una construcción de planta rectangular, con un cuerpo central dividido en tres vanos acentuado por la presencia de un balcón sustentado por columnas salomónicas cubierto por una cúpula.

En este edificio convergen multitud de estilos artísticos, renacentista, gótico, romántico, neoclásico, neomudéjar, orientalizante,… Es una construcción calculada, al gusto del rey, simétrica y con un gran equilibro dinámico que nos puede llegar a recordar al estilo naif.

Este castillo tendrá relación con otros contemporáneos como los castelos do Reno o los castelos wagnerianos de Baviera en los que vemos infinidad de similitudes. Cuando el barón von Eschwege volvió a su país natal diversos arquitectos se hicieron cargo de ultimar la residencia.

Imagen| Destinosa

No hay comentarios :