martes, 10 de diciembre de 2013

Aparece, en Israel, una particular fuente del siglo XI con mosaico y tuberías.

En la imagen se aprecia los restos de una finca de ricos, con una fuente decorada con mosaico y con un sistema de tuberías conectadas a una gran cisterna. Los arqueólogos sitúan cronológicamente esta construcción, cercana a Ramla (Israel), en el siglo XI.
Durante las obras de una carretera cercana a Ramla, en el centro de Israel, se ha puesto al descubierto los restos de una finca del siglo XI. Se piensa que perteneció a gente de clase alta porque la construcción tiene un jardín y una fuente decorada con mosaicos. Es la primera vez que se ha encontrado una fuente de este tipo fuera de los barrios más ricos de la antigua Ramla.

Según Hagit Torge, miembro de la Autoridad de Antigüedades de Israel, parece que se trata de un edificio privado perteneciente a una familia rica y que la fuente fue utilizada como parte de la ornamentación del jardín. Lo curioso es que se conserva, a parte del mosaico, toda su red de tuberías de terracota, que están en relación con una serie de tinajas de piedra que han sobrevivido. Cerca de la finca, los arqueólogos también han encontrado una gran cisterna y un sistema de tuberías y canales empleados para el transporte de agua.

Asimismo, en el mismo lugar, también se han encontrado lámparas de aceite, piezas de muñecas hechas de huesos y un sonajero. Posiblemente, la finca fue abandonada, en el siglo XI, después de unos terremotos que se produjeron en esta zona.