jueves, 10 de diciembre de 2015

El hombre que 'amaba' a las niñas

Correspondencia y retratos de Lewis Carroll


Fotografía de Alice Liddell por Lewis Carroll (1858)
Lewis Carroll era el pseudónimo tras el que publicó sus libros Charles Lutwidge Dodgson, además de escritor era un matemático eminente, fotógrafo de éxito y diácono anglicano, y al parecer consumidor habitual del hongo Amanita, con efectos alucinógenos entre los que destacan la sensación de hacerse más grande o más pequeño, ¿a qué me suena esto?

En “Alice in the Wonderland”, al parecer basada en una de sus musas infantiles Alice Liddell (cosa que Lewis Carroll negó siempre), el autor plasma de forma magistral la sociedad victoriana de la época, los ritos de paso de niño a adulto, aportando además una visión irónica de la monarquía británica, al grito de “¡que le corten la cabeza!” motivado por una equivocación en el color de las rosas, en clara alusión a la guerra entre Lancaster y York.

Cuando Lewis Carroll falleció el 14 de enero de 1898, entre sus objetos personales se halló una caja cuidadosamente cerrada con llave, en su interior había fotos de niñas de entre seis y doce años que posaban para la cámara en diferentes escenarios y posturas, algunas decididamente sensuales, e incluso desnudas.

Fotografía completa de Alice Liddell por Lewis Carroll (1858)
En un intento de rehabilitar el buen nombre del fallecido, que ya en vida se vio rodeado de rumores; se quemaron cientos de cartas y documentos, y varios de los volúmenes que conformaban su diario personal fueron fuertemente manipulados y mutilados. Pero no todo fue destruido, la familia guardó muchas de aquellas cartas y fotografías.

"El hombre que amaba a las niñas" es el título de la recopilación de cartas y fotografías editado por Felguera editores, en este libro se relata la obsesión del autor por retratar “la pureza de las niñas vestidas con su traje de nada”.

¿Era entonces Lewis Carroll un pedófilo?, los detractores de esta teoría abogan por entender al escritor en su contexto, en la Inglaterra Victoriana la atracción por las niñas era vista más como una debilidad que como un delito que requiriese la puesta en marcha del aparato represivo de la sociedad. Ahora nuestra perspectiva es muy distinta.

Que cada lector saque sus propias conclusiones y conteste a la pregunta.

Autora| Francisca Díaz Mateos
Vía| Culturamas
Imagen| Wikimedia