Vacaciones hace dos milenios: los romanos también viajaban

Viajes, baños, balnearios y borrachos Imagen meramente ilustrativa. A veces, uno se imagina a los romanos siempre con sus togas, discutiendo...

Mostrando entradas con la etiqueta Iconografía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Iconografía. Mostrar todas las entradas

Tras los secretos de ‘La adoración de los tres Reyes Magos’ de El Bosco

Esta excepcional obra de arte, que a simple vista puede parecer sencilla, encierra una compleja iconografía

Tríptico abierto en el que se muestran las tres tablas

El pintor neerlandés Jheronimus van Aken (1450-1516), más conocido en nuestro país como el Bosco, es un artista enmarcado dentro de la pintura flamenca cuyos lienzos, llenos de una imaginación desbordante y escenas rocambolescas, hacen de él un genio inclasificable, extraordinario y único.

El encuentro de los tres vivos y los tres muertos

Los tres vivos y los tres muertos aparecieron con frecuencia en el arte medieval

Encuentro de los tres vivos y los tres muertos

A partir del siglo XIII surgió en el arte y la literatura un tema conocido como el Encuentro de los tres vivos y los tres muertos. La leyenda giraba en torno a tres hombres ricos que, volviendo de cacería, se encontraron con tres cadáveres. Los muertos se levantaron de sus tumbas y se burlaron de los vivos diciéndoles: “Éramos lo que sois, lo que somos seréis”. Los tres caballeros huyeron despavoridos ante tan terrible visión.

De la sirena ave a la sirena pez

La sirena con cola de pez sustituyó a la sirena alada en el siglo XI

La sirenita de Copenhague es quizá la sirena pez más célebre

En la actualidad concebimos a las sirenas como mujeres con cola de pez, sin embargo, en las Antiguas Grecia y Roma, donde se originó el mito, se las consideraba como criaturas con rostro de mujer y cuerpo de ave. Así se describen en los textos clásicos y de igual modo se representan en el arte. La sirena-ave responde a dos tipos iconográficos: se representan sirenas con cabeza de mujer o bien cabeza y pechos de mujer con cuerpo de ave.

San Cristóbal y la muerte súbita

San Cristóbal, el gigante con cabeza de perro que protegía contra la muerte imprevista

Detalle de la representación de San Cristóbal como un gigante llevando al Niño Jesús, de la Catedral de Zamora

La leyenda de San Cristóbal no es anterior al siglo IX. Su nombre significa literalmente “porta Cristo” en alusión al episodio más significativo de su vida: Cristóbal se puso al servicio del rey más poderoso de la Tierra, al descubrir que éste tenía miedo del demonio, se sometió a las órdenes de Satán. Pero al ver que el mismo demonio temía algo tan simple como un cruce de caminos, aconsejado por un ermitaño, se dispuso a seguir a Cristo y hacer el bien. Se dedicó a servir a las personas a cruzar un río con un peligroso caudal.

San Nicolás de Myra y los orígenes de Santa Claus

Nicolás decidió pasar sus ratos de ocio en las iglesias, tratando de memorizar todos aquellos pasajes de las Sagradas Escrituras que en ellas se leían o comentaban

San Nicolás de Myra
Hacia finales del siglo III, nació en Patras de Lycia, el que posteriormente se conocería como san Nicolás de Myra. Los documentos con los que contamos al respecto de su biografía son escasos y aquellos más antiguos datan del siglo IX. Sin embargo, Santiago de la Vorágine recoge entre las páginas de su obra La Leyenda Dorada toda una serie de datos relativos a la vida de este santo que, de alguna forma, pueden ser de gran interés y utilidad a la hora de elaborar un estudio más detallado sobre el personaje.