El origen histórico de seis bebidas que consumimos en la actualidad

Las bebidas más populares del mundo Imagen meramente ilustrativa. Las bebidas que consumimos hoy tienen historias ricas y fascinantes que se...

Mostrando entradas con la etiqueta Cristianismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cristianismo. Mostrar todas las entradas

Las manifestaciones de fe y la oración de Jesús

Jesús se muestra bastante comedido a la hora de mostrar su vida interior con la divinidad


La manera de actuar de Jesús y el mensaje que predica no se conciben si no se tiene en cuenta ni su forma de entender el judaísmo ni su forma de sentir a Dios. El inconveniente es que, en los textos evangélicos, Él aparece como un personaje bastante comedido a la hora de mostrar su vida interior con la divinidad. Tanto es así que sólo se puede entrever algo de su experiencia religiosa leyendo entre líneas las palabras que pronuncia y atendiendo a sus gestos, ya que nunca llega a explicar explícitamente cuál es su idea de Dios. Realmente, en el Nuevo Testamento, solamente se muestra su vivencia con lo divino y, en todo caso, su forma diferente de expresarlo a los demás. Aunque, claro está, el Dios de Jesús es el mismo que el del resto del pueblo de Israel.

En la actualidad, se aprecia que no hay muchos estudios serios que reflejen cuál es la experiencia religiosa real de Jesús, quizás porque este terreno es algo movedizo. Pagola, en su caso, opina que Jesús actúa movido por su experiencia de Dios y que invita a los demás a creer y acoger a Dios de la misma forma que Él lo hace. Además, para este mismo autor, la diferencia entre la divinidad para los judíos y para el Nazareno se encuentra en que los primeros dan mayor importancia al sistema religioso, es decir a la Ley, el ayuno, el sábado, etc.; y Jesús a la vida, esto es, a la dignidad de las personas, la justicia o la misericordia. Sea así o no, cosa que se va a desarrollar en lo que sigue, lo cierto es que la relación que Jesús tiene con lo divino causa en su entorno una gran impresión.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús de Nazaret, ¿hacía milagros?

Hacer milagros es algo totalmente ‘verosímil’ para la época


En los Evangelios se describe a Jesús como un exorcista, un curandero, un resucitador y un hacedor de milagros sobre la naturaleza. Esta actividad prodigiosa que desarrolla atrae a mucha gente en su tiempo. De hecho, en muchos pasajes evangélicos se le muestra recorriendo las aldeas predicando la llegada del reino de Dios, mientras que expulsa demonios, cura a enfermos, resucita a los muertos y realiza milagros sobrenaturales. Ésta es, al menos, la distinción de los milagros de Jesús que hace Piñero, tomando a su vez como referencia la clasificación que hace Meier. Pero, cabe preguntarse, ¿tienen estas portentosas facultades de Jesús algún carácter histórico?

No es fácil precisar el grado de historicidad de cada uno de los relatos transmitidos por las tradiciones evangélicas. Sin embargo, parece cierto que Jesús realiza estos milagros o, mejor dicho, que estas acciones son consideradas como verídicas por sus contemporáneos. No obstante, no hay que perder de vista que el que alguien haga este tipo de prodigios, o al menos así se crea, en el contexto mental que se está tratando, es algo totalmente “verosímil” para la época.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús, un hombre cercano con las mujeres

Muchos autores de la época de Jesús, como Flavio Josefo, entienden que ‘la mujer es inferior al varón en todo’


La situación de la mujer en el Israel del siglo I d.C. se asemeja bastante a la que predomina en todo el mundo antiguo y, sobre todo, en el Mediterráneo oriental. En este contexto social, por un lado, la noción de estatus o clase se entiende como algo “natural” o, lo que es lo mismo, que es generado por la propia naturaleza de forma inmutable. En este sentido, la regla fundamental es que cada cual debe actuar de acuerdo con su estatus o clase, esto es, el hombre como hombre y la mujer como mujer. Esta conducta se define por las diferencias físicas y, según se observa en autores de la época como Flavio Josefo, obedece a la idea de que “la mujer es inferior al varón en todo”. Por otro lado, sobresale la diferenciación del honor frente al deshonor y la vergüenza. Se tiene “honor” cuando un individuo se comporta según lo que su sexo y estatus social hacen esperar de él, atendiendo a las normas comunes propias del grupo social al que pertenece, y “deshonor” cuando uno no se comporta así.

De esta forma, en Galilea, las mujeres se encuentran en un estado de inferioridad y de sumisión a los hombres que está admitido socialmente, y esto las hace muy vulnerables. No obstante, para conocer la relación que Jesús mantiene con ellas, hay que tener en consideración tres factores fundamentales. El primero es que las fuentes están escritas por hombres y, como es de esperar, que éstos narran los hechos desde un punto de vista masculino, omitiendo toda la percepción femenina. El segundo es que el lenguaje que utilizan estos autores es genérico y sexista, por lo que se camufla toda la presencia femenina en los relatos. Así, por ejemplo, sólo se habla de discípulos y de niños, y no de discípulas ni de niñas. Y, para finalizar, el tercero es que, desde entonces hasta la actualidad, los exégetas y comentaristas aplican una lectura tradicional masculina de los textos neotestamentarios, lo cual influye en la imagen de lo femenino.

En definitiva, a la hora de analizar los textos, hay que distinguir bien entre lo que piensa respecto a las mujeres el Jesús de la historia y lo que opinan sus “biógrafos” o comentaristas, esto es, los autores de los Evangelios tanto canónicos como apócrifos. Es necesario, por tanto, atender a la estratigrafía de los textos evangélicos teniendo en cuenta niveles como el más cercano a la vida de Jesús, a sus discípulos inmediatos, a los evangelistas o a las comunidades en las que viven, y a los autores posteriores a éstos.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús, el aliento de los más humildes

Herodes Antipas sólo lleva al desequilibrio social y a la desintegración de muchas familias que viven del campo


Herodes Antipas, a pesar de que sólo recibe la categoría de tetrarca desde Roma, intenta seguir los pasos de su padre, Herodes I el Grande. Se esfuerza, para ello, en construir también su pequeño reino dentro de la tierra de Israel. En el tiempo que dura su mandato, se encarga de reconstruir la antigua ciudad de Séforis, situada en la Baja Galilea, y de levantar Tiberíades, cuyo nombre hace honor al nuevo emperador de Roma, Tiberio. Ambas ciudades pasan a ser los centros administrativos de control de todo el reino y, además, se convierten en los lugares de residencia de las clases dominantes, las poseedoras de la riqueza, del poder y del honor.

Sin embargo, en contraste con el poderío de las urbes, la situación en el mundo rural es totalmente inversa. La gente humilde, que normalmente vive en las aldeas, sufre una fuerte presión económica para poder financiar todas las obras que se están llevando a cabo en el reino. Se ven obligados a pagar más tributos, se les suben las tasas y, en consecuencia, crece el endeudamiento. En muchos casos, esta gente llega a perder incluso sus tierras, que pasan a engrosar las propiedades de los grandes terratenientes. Asimismo, el aumento de los monocultivos de trigo, aceite y vino, para sacar un mayor rendimiento a las tierras, dificulta que los más humildes puedan encontrar los productos básicos para el mantenimiento de sus familias, por lo que su situación empeora mucho.

Del mismo modo, Antipas impulsa la difusión de la moneda, pero esta acción no beneficia en nada al campesinado, al menos a corto plazo. No hay que perder de vista que, en esta época, en mayor o menos medida, únicamente las élites urbanas disponen de dinero para poder funcionar en sus negocios. Solamente estos cabezas de la sociedad manejan el oro y la plata, y atesoran estos metales preciosos en sus arcas. No obstante, en este régimen de subsistencia, los más humildes solamente llegan a manejar, en el mejor de los casos, el bronce y el cobre.

En definitiva, la actividad constructiva que desarrolla Antipas sólo lleva al desequilibrio social y a la desintegración de muchas familias que viven del campo. Así que, ante esta injusta situación, ¿qué posición adopta Jesús de Nazaret?

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

El grupo de seguidores de Jesús

Jesús inicia un movimiento de predicación semejante al de Juan el Bautista


Jesús inicia un movimiento de predicación semejante al de Juan el Bautista y se hace seguir por hombres y mujeres, tanto de Galilea como de otras tierras, para que le ayuden en su gran labor de predicar la venida del reino de Dios, que está próxima. Para su misión, Él mismo educa a este grupo de seguidores, que le acompaña durante toda su vida pública e itinerante. Aunque su vivencia es breve, ya que puede que dure pocos años, la experiencia es muy intensa. De este grupo de seguidores, tras su muerte y resurrección, se inician una serie de movimientos que dan origen a los cristianismos primitivos.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús y su argumento hilado con parábolas

En su discurso, el Maestro acude a un lenguaje semejante al de los poetas


Se observa en los Evangelios que, en su discurso, Jesús no emplea el lenguaje de los escribas, ni habla con la solemnidad que desprenden los sacerdotes de Jerusalén. Ese estilo no es válido para dialogar con los campesinos de Galilea. El Maestro, más bien, acude a un lenguaje semejante al de los poetas: usa metáforas, comparaciones, imágenes y, sobre todo, parábolas. Puede que no le resulte sencillo comunicar, por medio de conceptos, su experiencia del reino de Dios y utilice un lenguaje sin abstracciones, más claro y sencillo. Pero, ¿cuál es su propósito?

Es posible que el propósito esencial del uso de las parábolas sea el de convencer al oyente, de una forma dinámica, viva y colorista, de que el reino de Dios está a punto de llegar. Para Jesús, se debe adoptar ante esta venida del Reino una actitud de apertura y recibimiento total, que cambie incluso la manera de vivir de una forma absoluta. Según el patrón mental de la época, los oyentes saben de antemano que Jesús no es más que un intermediario terrenal, una suerte de anunciador humano, a modo de heraldo del Dios de Israel, que viene a avisar del gran evento que está a punto de acontecer.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús, un maestro que guía

Es muy probable que, en su tiempo, las gentes llamen a Jesús ‘rabí’


En su tiempo, es muy probable que las gentes llamen a Jesús “rabí” porque, aunque no interprete la Ley, lo ven como un maestro que guía. Según Marcos, sus oyentes “se quedan atónitos de su manera de enseñar, porque les enseña como quien tiene autoridad y no como los escribas”. Sin embargo, como se observa en los evangelios, en sus sermones apenas recurre a las Sagradas Escrituras y nunca cita a los maestros que le preceden. Además, según especialistas como Borg o Chilton, nunca emplea la estructura “así dice la Torah”, que es tradicional entre los rabíes de esa época.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Jesús y su idea del reino de Dios

En la región del lago de Galilea, Jesús comienza a predicar la venida del reino de Dios


En cierto momento de su vida, cuando su edad ya pasa de la treintena de años, Jesús abandona el desierto y las aguas del río Jordán, y vuelve a su tierra para llevar a cabo su nueva misión como profeta. Para comenzar, entra directamente en Galilea, esa región que tan bien conoce desde niño, y sitúa en Cafarnaum el punto estratégico para su predicación. Desde allí tiene acceso a todas las poblaciones de la región del lago de Galilea y comienza a predicar la venida del reino de Dios. Pero, ¿qué es para Jesús el reino de Dios?

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

Las enseñanzas de Juan el Bautista a Jesús

Jesús, en un momento de su existencia, abandona a su familia y deja su forma de vida en Nazaret


Jesús, en un momento de su existencia y por unas circunstancias que desconocemos, abandona a su familia y deja su forma de vida en Nazaret para adentrarse en el desierto. Puede, según la opinión de algunos especialistas, que emprenda un viaje espiritual para buscar a Dios y que en su camino encuentre a Juan el Bautista. Se conocen ciertos casos, cercanos cronológicamente a Jesús, en los que algunos sujetos actúan de forma similar y en los que se establece unos paralelismos innegables. Entre otros, el historiador judío Flavio Josefo  cuenta la búsqueda que él mismo comienza cuando cuenta con unos dieciséis años de edad y que le lleva también hasta tierras desérticas. Durante tres años, en este medio hostil, se une a Banus, un singular individuo que en el desierto lleva una existencia dura, frugal y ascética. Tras su etapa de preparación y formación en la más pura y estricta tradición judía, Josefo inicia su vida pública, sobre el año 63/64, a la edad de veintiséis años.

En esta época, cuando entra en contacto con Juan, Jesús no cuenta todavía con un proyecto propio. Sin embargo, parece claro que admira mucho al Bautista, tanto que llega a decir de él que es “más que un profeta” e, incluso, que se trata del “mayor entre los nacidos de mujer”. Pero, ¿por qué lo elogia tanto?

Seguir leyendo en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

La sociedad de la época de Jesús de Nazaret


Dentro del judaísmo, cada zona de Israel tiene sus particularidades


Al igual que no todos los judíos de la historia son iguales, tampoco lo son todos los de la geografía conocida en la Antigüedad. Cada zona, incluso dentro del mismo Israel, tiene sus particularidades. En el caso de los judíos de Galilea es destacable que no cuentan con un centro cultual propio, ni con una casta sacerdotal nativa, ni tampoco con una clase dirigente que custodie y cultive las tradiciones del pueblo de Israel; como sí puede verse en Judea con Jerusalén, y con la aristocracia sacerdotal y los dirigentes que allí se establecen. No es raro, por lo tanto, que la gente de la tierra norteña donde vive de Jesús de Nazaret desarrolle unas prácticas, unas costumbres y unas tradiciones locales algo distintas a las que tiene el pueblo que vive más al sur, en Judea.

Seguir leyendo en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Universal

Jesús y sus raíces hundidas en Galilea

Jesús vive gran parte de su vida en Nazaret, apartado de las grandes rutas mercantiles de la zona


En los años de la vida de Jesús de Nazaret, como vemos, Octavio y Tiberio son los emperadores romanos que dominan la escena política del extenso Imperio de Roma. Sus vastos territorios están controlados y vertebrados por una amplia red de calzadas y de ciudades que se extienden por todas sus tierras. Las ciudades, por una parte, son el nervio del Imperio. En sus calles y edificios se concentra el poder, tanto político como militar, la cultura y la administración. Las calzadas, por otro lado, facilitan la comunicación mediante el transporte de personas y de mercancías, y proporcionan el rápido abastecimiento y el control de cualquier punto del territorio. Además, en tiempos de guerra, son usadas para el desplazamiento de las legiones hasta las zonas de conflicto en un tiempo menor.

Los caminos, en Galilea, tienen una gran importancia por ser claves en la ruta comercial del Próximo Oriente. No obstante, Jesús vive gran parte de su vida en Nazaret, apartado de las grandes rutas mercantiles de la zona. Posiblemente, sólo llega a conocer la via maris o “camino del mar” cuando marcha a Cafarnaum. Pero lo realmente interesante es conocer cómo es esa Galilea que conoce el Nazareno.

Seguir leyendo en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

De los orígenes al Israel de los tiempos de Jesús

El concepto de Judea coincide con la ancestral extensión judía de la llamada Tierra de Israel


Jesús de Nazaret, posiblemente, desarrolla toda su vida en Judea y, en su mayor parte, en la región de Galilea. Judea es una de las zonas en las que tradicionalmente se ubica la Tierra de Israel. Está emplazada en el oriente del Imperio romano y, de forma más concreta, en la orilla este del mar Mediterráneo.

Se conservan algunas fuentes escritas de la Antigüedad que hacen referencia a esta zona. Los geógrafos Estrabón y Ptolomeo, por un lado, describen Judea como una provincia que abarca, entre otras zonas, Galilea, Samaria, los Altos del Golán, la orilla oriental del río Jordán y algunos de los territorios que conforman el antiguo reino de Judá. Sin embargo, en los textos neotestamentarios se usa el nombre de Judea en dos sentidos diferentes: en referencia solamente al antiguo territorio que abarca el reino de Judá o en relación al territorio íntegro que conforma la provincia romana de Judea.

En su sentido más amplio, el concepto de Judea coincide con la ancestral extensión judía de la llamada Tierra de Israel. Se trata, por consiguiente, de una región con una tupida historia, que hace falta desmenuzar brevemente para entender todos los acontecimientos y todas las realidades políticas, sociales y mentales existentes en los tiempos de Jesús.

Seguir leyendo en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikiwand

José Antonio Cabezas Vigara publica su libro 'Jesús, del cerebro a la cruz'

“Jesús, del cerebro a la cruz” es el título del primer libro publicado por el joven llerenense José Antonio Cabezas Vigara

José Antonio Cabezas Vigara publica su libro 'Jesús, del cerebro a la cruz'

Tras varios años de investigación y escritura, el autor trata en esta obra la figura de Jesús de Nazaret desde un punto de vista histórico y científico, y da respuestas a preguntas sobre los orígenes del Cristianismo y sobre su personaje principal: Jesús de Nazaret. Para ello, José Antonio Cabezas Vigara acude a disciplinas como la Neurociencia, para el estudio del cerebro y de la mentalidad de la época; a la Historia, para el análisis de los textos que se conservan, fundamentalmente los Evangelios; y a la Arqueología, para el estudio de los restos materiales coetáneos al Nazareno.

‘Jesús, del cerebro a la cruz’, entrevistamos al autor de este apasionante libro

Entrevistamos a José Antonio Cabezas Vigara, autor de ‘Jesús, del cerebro a la cruz’, un libro recién publicado y que está dando mucho de qué hablar

"Jesús, del cerebro a la cruz", entrevistamos al autor de este apasionante libro

A pocas figuras históricas se les ha dedicado tantos libros como a la de Jesús de Nazaret. Sin embargo, no son muchos los autores que han sabido darle una perspectiva histórico-científica a este personaje clave del cristianismo.

San Nicolás de Myra y los orígenes de Santa Claus

Nicolás decidió pasar sus ratos de ocio en las iglesias, tratando de memorizar todos aquellos pasajes de las Sagradas Escrituras que en ellas se leían o comentaban

San Nicolás de Myra
Hacia finales del siglo III, nació en Patras de Lycia, el que posteriormente se conocería como san Nicolás de Myra. Los documentos con los que contamos al respecto de su biografía son escasos y aquellos más antiguos datan del siglo IX. Sin embargo, Santiago de la Vorágine recoge entre las páginas de su obra La Leyenda Dorada toda una serie de datos relativos a la vida de este santo que, de alguna forma, pueden ser de gran interés y utilidad a la hora de elaborar un estudio más detallado sobre el personaje.

Poligamia en la Iglesia mormona: mito y verdad

Poligamia es un término antropológico que sirve para describir una situación en la que una persona está casa con varios individuos a la vez

Joseph Smith, fundador de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Son varios los mitos que circulan sobre la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, popularmente conocida como la Iglesia mormona. Hay quienes piensan, por ejemplo, que los mormones desentierran cadáveres y hacen rituales con ellos. Este mito surgió, probablemente, porque alguien escuchó hablar de los “bautizos por los muertos” que no tienen nada que ver con desenterrar cadáveres. Otros piensan que los mormones son polígamos que se casan con niñas, porque han escuchado noticias sobre “una secta mormona en EEUU” y esto es una “media verdad”. En esta publicación abordaremos esta cuestión.

Un análisis forense de la tortura y la muerte de Jesús de Nazaret

Pueden extraerse conclusiones forenses sobre la tortura y muerte de Jesús de Nazaret analizando la documentación de la época y las improntas de la Sábana Santa de Turín, cuyo valor histórico todavía nadie ha desmentido 
 
Los resultados forenses de la tortura y muerte de Jesús de Nazaret
El forense José Cabrera, en la obra que se cita abajo en la bibliografía, describe las lesiones sufridas por Jesús de Nazaret desde el momento de su detención hasta su muerte en la cruz, analizando tanto la documentación de la época como las improntas que muestra la Sábana Santa de Turín.

Iconografía cristiana: la adoración de los Reyes en el arte

El episodio solo aparece en el evangelio de San Mateo, sin especificar el número de magos

La Adoración de los Reyes Magos, Museo del Prado, de Rubens
La aparición de una estrella en Oriente fue interpretada por unos reyes ‘Magos’ como el anuncio del nacimiento del libertador de Israel. Decidieron seguirla hasta Jerusalén, dónde preguntaron por el rey de los judíos que acababa de nacer, causando gran preocupación al rey Herodes. Éste les hizo llamar y después de dirigirlos a Belén les pidió que cuando encontraran al Niño se lo hiciesen saber.

Los signos de puntuación tienen un origen muy curioso, ¿quieres saber cuál?

Los signos de puntuación nos ayudan a darle un sentido correcto a la lectura y la escritura. ¿Qué haríamos hoy en día sin los signos de puntuación?

Biblioteca de Alejandría
En las primeras democracias, en Grecia y en Roma, lo más efectivo era dar un buen discurso convincente, ya que era muy complejo ponerse al leer un texto en ese mismo instante, porque al practicar la scriptio continua tenían que estudiar el texto con anterioridad para conocer el contenido y resaltar y enfatizar lo más importante. Además, no había distinciones entre mayúsculas o minúsculas, lo que hacía del texto una amalgama de palabras “sin sentido”.

¿Dónde nació Jesús?

Los evangelios son la fuente más fiable en la que fundamentar este estudio, por su cercanía cronológica a los hechos, pero no hay que seguirlos literalmente

Nacimiento de Jesús
En diciembre, coincidiendo con la antigua festividad de las saturnales romanas, los cristianos celebran el nacimiento de Jesús. Pero no vamos al tratar aquí el asunto del cuándo, sino del dónde. Si partimos de la base de que hubo un Jesús histórico ¿dónde situamos su lugar nacimiento? ¿Nació el Mesías cristiano en Belén?